País
Lunes 18 de Noviembre de 2019

Tras la jura en el Congreso, Alberto Fernández prepara un acto en el balcón de Casa Rosada

En Gobierno dará su primer discurso a la militancia que vaya a la Plaza de Mayo tras la jura del Gabinete.

Alberto Fernández se tomó un mini descanso, se alejó de Buenos Aires para, rodeado solo amigos y familia, ajustar la hoja de ruta de los veintidós días que faltan para su jura presidencial que coronará con un acto en plaza de Mayo.


Con Cristina Kirchner de regreso en Argentina -volvió el sábado por la noche-, el presidente proclamado trabaja sobre su formato y los nombres de su equipo: "Tiene los jugadores, le falta el dibujo de la táctica final", apunta un colaborador.


Con Fernández abocado a esa dinámica y al menú de "bombas sucias" que lo esperan apenas asuma como presidente, su equipo trabaja en la logística del traspaso del mando, que será en el Congreso pero tendrá luego su acto masivo.


En staff albertista proyecta, afirman que en base a lo que establece la normativa, que la jura se la tomará Cristina Kirchner como presidente de la asamblea y que Mauricio Macri le hará el traspaso de los atributos presidenciales.


Todo ese ritual -que incluirá el mensaje a la asamblea legislativa- será, según la previsión del equipo de Fernández, en el Congreso. Para la Casa Rosada dejará la jura del Gabinete y su primer discurso callejero.


No hay convocatoria formal, pero el dispositivo del panperonismo empezó hace semanas a consultar sobre dónde hablaría Fernández apenas asumido.


La única indicación, ante las consultas, fue que no sería en el Congreso: "Los que quieran ir a acompañar, que vayan a plaza de Mayo: Alberto va a hablar desde Casa Rosada", fue la respuesta.


Un dirigente con peso en el PJ se arriesga a decir que será un acto "majestuoso" con "muchísima gente". Da su argumento: "En la calle hay mucha expectativa y hay que celebrar la llegada de Alberto sabiendo que, desde el 10, hay que gobernar con todos", apunta el referente que orbita a Fernández.


Nadie aporta una cifra pero, como señal política, en varias terminales del planeta Frente de Todos hablan de que movilizarán o facilitarán que la gente vaya a acompañar en la jura del nuevo presidente.


Fernández, que acostumbra estar en los detalles, no se involucró hasta acá en esa convocatoria que circula entre grupos y organizaciones, y que tendrá el refuerzo clásico de que será tras la jura de los ministros.


Como el gabinete albertista será un puzzle diverso, cada sector irá a la plaza de Mayo para celebrar el regreso del peronismo al poder. Se da por hecho, por caso, que habrá una larga hilera de gobernadores y no solo del PJ en la ceremonia.


Habrá, claro, meta mensajes: unos días antes, el 7-D, Macri hará su propio show de despedida, una apuesta para consolidarse como el jefe de los 40 puntos que Juntos para el Cambio sacó el 27 de octubre.


Puede leerse, además, como un reencuentro -con otros modos y otros actores, en el balcón y en la plaza- de aquel acto de despedida que Cristina Kirchner hizo el 9 de diciembre de 2015 luego antes de dejar el poder, en medio de una transición traumática con Macri.


Fernández -o el albertismo- quiere que en la calle se exprese la épica del regreso, el relato de la campaña de "Argentina de Pie", el concepto nestorista de "un hombre común con responsabilidad extraordinarias".


Este lunes, Alberto regresará del mini retiro que se tomó en el interior bonaerense y es probable que se vea con Cristina Kirchner, con quien habla a diario y con quien tendrá una charla para consultar sobre detalles finales de su gabinete y su equipo.


Es probable que se vean este lunes, feriado. En general, se reúnen en el departamento que la ex presidente -ahora vicepresidente electa- tiene en Recoleta. La semana previa a su viaje a Cuba, se vieron dos veces en tres días: un martes por la tarde y cenaron el jueves siguiente.


Fuente: Clarín

Comentarios