País
Miércoles 05 de Diciembre de 2018

Transportistas anticiparon que el bono de $14.000 es "imposible" de pagar

Asoma un frente de conflicto entre empresarios y el sindicato de Camioneros.

La cámara que agrupa a las empresas de transporte de cargas, FADEEAC, aclaró que no celebró "ningún acuerdo" relacionado al bono de 14.000 pesos que reclama el sindicato de Camioneros, y advirtió que "el pedido de una nueva asignación sería imposible de asumir".

De esta forma, estaría asomándose un conflicto con el gremio que conducen Hugo y Pablo Moyano, ya que este último señaló este miércoles que si no les otorgan el bono de 14.000 pesos a los trabajadores del sector "se podría venir un paro".

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) planteó que tras el acuerdo salarial del 45% concretado este año para el gremio de los Moyano, más el posterior bono de 5.000 pesos que decretó el Gobierno tras negociarlo con la CGT, se ve imposibilitada de añadir otros 14.000 pesos correspondiente al plus que exige Camioneros.

"De esta manera, se entiende que el pedido de una nueva asignación sería imposible de asumir, no sólo desde el punto de vista económico, sino también desde el punto de vista jurídico, toda vez que el decreto 633/18 ha prohibido el otorgamiento de sumas no remunerativas", argumentó la cámara empresaria en un comunicado.

Según FADEEAC, "el pedido de pago de un bono, junto con el incesante aumento del gasoil y los peajes, no hacen más que desalentar la actividad del sector y hundir al transporte de cargas en una crisis económica que parece no tener fin".

Recordó además que "hace solo un mes se actualizó" la pauta salarial anual, lo cual "se ejecutó gracias a un enorme esfuerzo realizado por las empresas del sector y con la finalidad de preservar el clima de paz social imprescindible para la normal prestación del servicio esencial que desempeña el transporte automotor de cargas".

"El aumento otorgado fue más allá de las reales posibilidades económico-financieras de las empresas que este año han soportado una abrupta caída de los volúmenes transportados y un incremento descomunal en los costos de la mayoría de sus insumos, los cuales no han sido trasladados en su totalidad a las tarifas finales", aclaró.

Y señaló que luego del aumento salarial, las empresas del sector "fueron sorprendidas por la sanción del decreto 1043/18 que agregó un costo no previsto con la asignación no remunerativa de un bono de 5.000 pesos que muchos transportistas aún no saben cómo van a costear".