Coimas
Miércoles 19 de Septiembre de 2018

Thomas no se arrepiente y apuntó contra el Gobierno

El extitular de la Entidad Binacional Yacyretá permaneció prófugo 48 horas.

Oscar Thomas , el extitular de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) que permaneció prófugo durante 48 días, negó hoy ante el juez Claudio Bonadio que haya participado del sistema de recaudación ilegal que describió el chofer Oscar Centeno en los cuadernos de las coimas y apuntó contra el Gobierno.

Lejos de arrepentirse, Thomas reivindicó hoy su gestión al frente del EBY, negó cualquier tipo de negocio ilegal dentro de la entidad y, además, nombró a Javier Sánchez Caballero, exCEO de la constructora Iecsa, cuyo dueño era Angelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, otro de los procesados por los cuadernos de las coimas.


"Sí, lo conocí en relación a Yacyretá", respondió Thomas cuando le preguntó su abogado Manuel Ubeira, según el escrito al que accedió este diario. La relación entre Iecsa y la entidad binacional estuvo atada al Plan de Terminación de Yacyretá (PTY), que permitió generar el máximo de energía a la principal usina del país a partir de 2011, y comprendió obras por unos US$1500 millones.


Iecsa (en UTE con JCR) fue una de las principales ganadoras junto con un grupo de empresas que figuran todas en las declaraciones de Clarens como las mayores beneficiarias en el mecanismo de la corrupción en la obra pública. Fueron tres concursos. La licitación 338 la ganó Supercemento, Roggio y Esuco; la 330 la obtuvo Cartellone, y la licitación 340 la ganó Iecsa en UTE con JCR, de Juan Carlos Relats.


Contra el Gobierno

El extitular del EBY, además, pidió que sea llamado a declarar como testigo el senador oficialista Humberto Schiavoni, quien estuvo a cargo de Yacyretá en dos oportunidades, primero durante la gestión de Eduardo Duhalde (200-2003) y en la actualidad, desde que Macri desembarcó en la Casa Rosada.


Thomas, que permanece detenido en la Superintendencia de Drogas Peligrosas, aclaró hoy que no era funcionario público durante su gestión en el EBY porque cobraba honorarios por locación de servicios. Y aclaró que su sueldo era "muy importante" al frente de la entidad binacional: sumó $3 millones libre gravámenes durante 2015.

Fuente: La Nación

Comentarios