País
Sábado 30 de Septiembre de 2017

Temor en La Rioja por un tremendo incendio que se acerca a las casas

Los habitantes de un pueblo riojano aseguran que no pueden respirar por el humo que los invade. Además, los animales se dirigen a las zonas pobladas por el incendio forestal.

Los pobladores denunciaron que no pueden respirar por el humo y piden que las autoridades no desatiendan las llamas. Hay temor por el acercamiento de pumas, según publicaron los medios locales.

Emplazado en medio de la montaña, el pequeño pueblo Santa Vera Cruz -al norte de La Rioja- está siendo amenazado por un incendio forestal descontrolado. Sus habitantes (poco más de un centenar) denunciaron este sábado que se encuentran acorralados por las llamas que están cada vez más cerca de sus hogares, y que incluso empuja a la fauna local, como los pumas, a metros de la población.

"Hace 13 días que comenzó el incendio en el Cerro del Velazco y de San Blas de los Sauces. Es muy preocupante, hay un sonda terrible. Se está propagando el incendio de una manera rapidísima", explicó Maia Pisano, de Santa Vera Cruz.

"Está avanzando sobre las quebradas de nuestro pueblo. Hay gente trabajando en esta situación, pero vemos que el fuego avanza igual. Ya cuesta respirar. El humo y las cenizas están en las puertas de nuestras casas", explicó la mujer.

Las llamas habían mermado por la lluvia reciente, pero el viento se encargó de reavivarlas y la situación es álgida a ambos lados del cerro del Velazco, tanto en el departamento de Castro Barros como el de San Blas.

"Empezó en Anillaco, y ahora se está extendiendo por un lado hasta Chuquis y por el otro, hasta Vera Cruz. Son varias las quebradas de monte nativo que se están prendiendo fuego. Desde el año 1992 que no había fuegos tan fuerte", convino Pisano.


"La pregunta de mis hijos hoy es 'mamá ¿qué preferís, que te coma un león o morirte incendiada? Porque los leones están bajando del cerro... Uno tiene que empezar a jugar las cartas por varios frentes. Como al fuego, hay que atacarlo por varios frentes", explicó Pisano en una charla con el programa "La Patria de las moscas".


A diferencia de Anillaco, donde los pastizales desaparecen poco antes de llegar a la localidad, Veracruz y otros pueblos de la quebrada no tienen esa barrera natural. "El pueblo está a 1800 metros de altura, no corta entre monte y gente. Los árboles de cultivo empiezan al pie de donde está el monte nativo", advirtió Pisano. (Fuente: Minuto Uno).

Comentarios