Murió Débora Pérez Volpin
Sábado 10 de Agosto de 2019

Se conoció el fallo que condenó al endoscopista por el caso Pérez Volpin

Para el titular del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 8 de Capital Federal durante el debate quedó acreditado que el endoscopista provocó una perforación transmural de 3 mm. de diámetro en la cara anterior del esófago cervical de la periodista apenas inició la operación

Una semana después del veredicto que condenó a tres años de prisión en suspenso al endoscopista Diego Bialolenkier y que absolvió a la anestesista Nélida Puente por la muerte de Débora Pérez Volpin, se conocen los fundamentos del juez Javier Anzoategui.



Para el titular del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 8 de Capital Federal durante el debate quedó acreditado que el endoscopista provocó una perforación transmural de 3 mm. de diámetro en la cara anterior del esófago cervical de la periodista apenas inició la operación. Las lesiones provocadas afectaron el 80 por ciento del órgano y sobrevino el posterior paro cardiorrespiratorio que no pudieron detener a tiempo porque el profesional a cargo de la cirugía no lo notó o no lo mencionó.



En ese sentido, Anzoategui concluyó que "esta actuación imprudente y negligente del endoscopista Diego Ariel Bialolenkier fue la causa de la muerte de Débora Denise Pérez Volpin". Además de la pena de prisión, lo inhabilitó para ejercer su profesión por siete años y seis meses.


En la sentencia puntualizó que "el acusado es un experimentado endoscopista que aludió en su indagatoria haber realizado cerca de cuatro mil estudios de ese tipo". Ese aspecto verifica la imprudencia del Bialolenkier que "ingresó con el endoscopio al aparato digestivo de la víctima y, pese a la resistencia que en el primer tramo del estudio le ofrecía aplicó una fuerza excesiva para seguir avanzando, seguramente confiado en su pericia y en la baja probabilidad de daños en esta clase de prácticas. Ejerció presión, al punto que provocó la perforación. Y en una muestra de que su apuro y su insistencia persistían, provocó otras cuatro lesiones contusas en el esófago, por debajo de la primera".



Luego, habló de su actitud negligente: "Él debía controlar a través del monitor qué era lo que ocurría con el estudio. Pero es evidente que no lo hizo, pues de otro modo no podría haberle pasado desapercibida la perforación y las lesiones que había provocado en el esófago. Esta grave falta de atención de Bialolenkier fue la que terminó de sellar el destino de Débora Pérez Volpin".


En cambio y pese a las acusaciones de la querella y la fiscalía, el magistrado determinó que Puente no tuvo intervención en el resultado fatal del estudio médico. Incluso resalta en el documento que fue la anestesista la que advirtió la anomalía en el estómago de legisladora, la desaturación y que le pidió a su colega que detuviera la operación.


A su favor, remarcó que "la paciente siempre estuvo conectada al oxímetro de pulso, que, al decir de los expertos es un instrumento que registra no sólo la oxigenación en sangre, sino también la frecuencia cardíaca", un aspecto de control y monitoreo propio de la especialidad. También que fue Puente quien inició tareas para asegurar la vía área, al constatar que no respiraba.


La querella y la fiscalía criticaron las maniobras que realizó la médica para evitar la muerte de Débora, pero el juez les responde en la resolución que "fuera de la situación de emergencia es más sencillo opinar acerca de cuál debería haber sido el procedimiento correcto de todos los que procuraron salvar a la víctima. De cualquier manera, parece claro que todo procedimiento de salvataje era ya inidóneo pocos minutos después de la manifestación de los primeros signos de la crisis".



Según el fallo, la anestesista no sabía que el endoscopista había provocado la perforación y tuvo "escasos cinco minutos para intentar salvarle la vida". "Está claro para el Tribunal que, aun cuando la acusada Puente hubiera realizado todas las maniobras que las partes acusadoras consideraban adecuadas el resultado se habría producido de todas maneras".


En palabras de Anzoategui, la solución del caso pasó, "en buena medida, por los aportes brindados al Tribunal de los distintos peritos, tanto en sus informes cuanto en sus declaraciones en el debate". En sus análisis basó buena parte del veredicto pero también en las conclusiones de la autopsia, en en los testimonios de los profesionales que estuvieron en la sala quirúrgica de La Trinidad donde se produjo la muerte y en el relato cronometrado de la querella sobre los últimos minutos con vida de Débora.



Fuente:TN

Comentarios