País
Miércoles 26 de Septiembre de 2018

Rompió en llanto porque no podía trabajar por los piquetes

Ayer fue un día que debía ser provechoso para los comerciantes de San Nicolás, en Santa Fe, debido a la llegada de miles de fieles, pero una protesta provocó todo lo contrario.

El 25 de septiembre es un día clave para los comerciantes de la ciudad de San Nicolás. En esa fecha llegan miles de fieles para celebrar a la Virgen del Rosario de San Nicolás, por lo que es una jornada muy provechosa para los locales de la zona, y de especial ayuda para el fin de mes.

Sin embargo, ayer hubo una protesta en la ciudad que generó todo lo contrario. Un parrillero resultó especialmente afectado ya que el piquete se instaló frente a su local, por lo que prácticamente fue un día de trabajo perdido. Es decir, de dinero que no pudo ganar para sostener a su familia y la de sus empleados.


Embed


El dueño de la parrilla "El Carrito de la Rotonda" no pudo contener la bronca ante lo que sucedía frente a su local. El piquete se instaló en Avenida Savio y 188 y el comerciante permaneció durante todo el mediodía sin poder atender clientes.

Superado por la situación, se mezcló entre los manifestantes y comenzó a implorar que se retiren: "Yo también la paso mal, tengo a cuatro familias para alimentar", les explicó, pero fue en vano.

Inclusive usó sus matafuegos para apagar el fuego del piquete: "Se me vinieron encima", contó acerca de la reacción de los integrantes de la protesta. "Trabajé solo dos mesas", lamentó el dueño de la parrilla.

"A mí no me respetan, vayan a cortar a otro lado", le volvió a pedir a los manifestantes. "Tomate un vasito de agua, estás muy nervioso", fue una de las insólitas respuestas que recibió el angustiado comerciante.

"Uno, y más en esta fecha, tiene fe y esperanza en que el país cambié. Por mis hijos", concluyó el parrillero con los ojos llenos de lágrimas en diálogo con un cronista de Telenoche.

Comentarios