País
Jueves 26 de Julio de 2018

Por primera vez traerán al país el cuerpo de un caído en la guerra de Malvinas

El primer teniente Luis Darío José Castagnari, le había pedido a su esposa que si moría, lo enterrasen junto a su hijo.

"Cuidate, cuidá a nuestros cuatro hijos, y si no vuelvo de Malvinas quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito". Estas fueron las palabras que el primer teniente de la Fuerza Aérea Luis Darío José Castagnari, le dijo a su esposa María Cristina Scavarda.

La mujer se lo prometió y 36 años después pudo cumplir con su palabra. Gustavito o "Pirinchito" era su primer hijo, que había muerto a los 3 años a causa de un cáncer que se desparramó por su cuerpo en pocos meses.

"Hablé con el Secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj y me dijo que podía tenerlo acá con nosotros en la primera quincena de diciembre", anunció emocionada.

Esta será la primera vez , luego de finalizada la guerra el 14 de junio de 1982, que se traslade del cuerpo de un caído en las islas al continente.

"Esta no es una iniciativa del Estado. Nuestra ayuda fue de coordinación, con trámites legales, de papeles. Eduardo Eurnekian, quien siempre tiene un gran compromiso con las familias de los soldados de Malvinas, se va a ocupar de todo lo logístico, dando su apoyo para que esto pueda concretarse", dijo Avruj a un medio porteño.

El secretario de Derechos Humanos explicó que en una reunión con el embajador Mark Kent y María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión de Familiares de Malvinas, cordinaron el traslado para la primera quincena de diciembre. "El Estado cumple el rol de asistir en un derecho privadísimo y personal de una familia que necesita cerrar una herida. Es un acto de sanación. Estas fiestas María Cristina las va a pasar con la deuda saldada", indicó Avruj.

El proceso para que esto sucediese fue largo, difícil y entreverado.La esposa del teniente siempre quiso que su marido descansara junto a los restos de su hijo en el cinerario de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Río Cuarto, donde ellos se casaron. Allí hay una pequeña urna con una plaquita que dice Gustavo Daniel Castagnari. A su lado hay un espacio vacío.

"Me llamaron los directivos de Parque Perpetual, de Río Cuarto, para hacerse cargo del traslado desde el aeropuerto local y de la cremación. También ofreció ayudarme con todo el papeleo la gente del Registro Civil de mi ciudad", contó Scavarda.

"Estoy muy agradecida a todo el mundo. También a los isleños que comprendieron que es una cuestión humanitaria y autorizaron la exhumación. Como no existe un crematorio en Malvinas es más complicado, pero gracias a la buena voluntad del gobernador y de los funcionarios de las islas, a la ayuda de la embajada, y al señor Curilovic toda la logística pudo solucionarse", concluyó.