País
Lunes 25 de Noviembre de 2019

Piden al Senado la remoción de Alperovich y denuncian manejos en la Justicia tucumana

Ocurre en el contexto de la denuncia por violación por parte de la sobrina del exgobernador tucumano, actual senador nacional.




El futuro del exgobernador tucumano y actual senador nacional del Frente de Todos, José Jorge Alperovich, quien el viernes último fue denunciado por violación por una sobrina segunda, quedará en manos de sus pares en la Cámara alta.





El abogado tucumano Gustavo Morales presentará pasado mañana un pedido de remoción del legislador peronista "por inhabilidad moral". El letrado detalló que esa sanción "está prevista en el artículo 66 de la Constitución Nacional". El mismo establece que la Cámara de Senadores "podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviviente a su incorporación, y hasta excluirlo de su seno". Además, el mencionado artículo prevé que "bastará la mayoría de uno sobre la mitad de los presentes para decidir en las renuncias que voluntariamente hicieren de sus cargos los legisladores nacionales".




Alperovich, quien desde la semana pasada está de vacaciones en Miami con su familia, negó las acusaciones en su contra, expuso el nombre de la joven que lo acusa de haberla violado mientras trabajaba como colaboradora suya durante la campaña, y confirmó que volverá mañana al país para asistir el miércoles la ceremonia de jura de los nuevos legisladores nacionales. Ese día, Morales presentará en el Congreso el pedido de remoción de Alperovich, quien fue gobernador de Tucumán por tres períodos consecutivos, entre 2003 y 2015, y que tiene mandato en la Cámara alta hasta 2021.




Morales sostuvo que existen dos precedentes sobre remociones de legisladores nacionales de su cargo por inhabilidad moral. Recordó que "el caso más emblemático es el de Ángel Luque, quien fue removido de su banca luego de que afirmara que si hubiera sido su hijo Guillermo quien asesinó a María Soledad Morales el cuerpo de la víctima nunca habría aparecido". Y agregó: "El otro caso, menos conocido, es el de una diputada nacional que agredió a un grupo de periodistas mientras cumplían sus funciones".




El letrado aseguró que por las características del hecho denunciado contra Alperovich hay doctrina constitucional que avala la sanción de remoción por inhabilidad moral. Expuso como ejemplo `"el argumento de la jurista María Angélica Gelli, quien al comentar el artículo 66 de la Constitución Nacional, dice que 'procede la remoción de un senador o de un diputado cuando se traten aún de actos privados escandalosos con trascendencia pública, como es el caso de una denuncia por violación".




"Alperovich no puede seguir siendo senador nacional, porque moralmente es insostenible e inconcebible que ocupe una banca por la grave denuncia que pesa contra su persona, lo que representa una afrenta contra la Cámara de Senadores de la Nación", opinó Morales.




El abogado tucumano advirtió, además, que el exgobernador de Tucumán "se trata de una persona que siempre tuvo actitudes reticentes para ponerse a disposición del Poder Judicial".




En ese contexto, opinó que "si Alperovich fuera una persona de bien, tendría que hacer lo que hizo Eduardo Angeloz, quien cuando fue denunciado por presunto enriquecimiento ilícito, inmediatamente pidió su desafuero en un trámite exprés para ponerse a disposición de la Justicia y volvió a ocupar su banca luego de ser absuelto en un juicio oral y público".




Y agregó: "Como Alperovich no va a tener una conducta como la de Angeloz, decidí pedir su remoción para que el Senado lo expulse".




Una sobrina de Alperovich, de 29 años, que también trabajó para él, presentó una denuncia penal en su contra acusándolo de haberla violado en varias ocasiones entre fines de 2017 y mayo de 2019. La joven realizó la presentación en los tribunales penales de la capital tucumana y en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), en Buenos Aires, debido a que los abusos habrían sucedido en ambas jurisdicciones.




Desde Miami, Alperovich negó "enfáticamente" los términos de la presentación y aseguró contar "con numerosas pruebas y testigos que demuestran" su "inocencia y la verdad".




El manejo de la Justicia
Morales también cuestionó la estrategia de defensa elegida por el senador Alperovich. "Mientras apuesta al lobby del abogado Mariano Cúneo Libarona en los tribunales porteños, actúa con bravuconería desde Miami, avisando que no piensa renunciar a sus fueros, porque cree que todavía puede manejar al Poder Judicial, y por eso apuesta a que la causa se unifique y se tramite en la provincia", señaló.




Morales mostró escepticismo sobre la posibilidad de que la causa por violación contra Alperovich prospere en Tucumán "porque hay una parte del Poder Judicial que sigue subordinada a él".




A propósito, el abogado recordó que "la fiscal María del Carmen Reuter, quien está al frente de la investigación, fue designada por Alperovich violando el orden de mérito y, además, se trata de una funcionaria que responde al titular del Ministerio Público Fiscal, Edmundo Jiménez, quien durante 11 años fue ministro de Gobierno de Alperovich". En tanto, dijo que "el juez Alejandro Tomas, en cuyo despacho podría terminar el caso, también fue nombrado por Alperovich pese a que estaba último en la terna de candidatos al cargo; mientras que el otro posible juez que podría tomar la causa, Facundo Maggio, es sobrino político de Edmundo Jiménez".




Morales sostuvo que "si la causa llegara a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, hay una mayoría de integrantes que le responde al exgobernador: Daniel Posse, Daniel Estofán y Claudia Sbdar, que fue nombrada recientemente como presidenta del tribunal, fueron puestos en el cargo por Alperovich".




Esta no es la primera vez que el letrado tucumano realiza un pedido de remoción o desafuero en contra de Alperovich. En dos oportunidades, en marzo y en abril de 2018, Morales solicitó el desafuero de Alperovich para que se presente a declarar personalmente en el juicio por el crimen de Paulina Lebbos (lo hizo por escrito), en el cual fueron condenados cuatro exfuncionarios del área de Seguridad durante su gestión como gobernador. En otra oportunidad, Morales reclamó el desafuero de Alperovich en el marco de una denuncia penal por el uso indebido del avión sanitario de la provincia. Ninguno de los planteos prosperó en el Congreso de la Nación.

Comentarios