País
Martes 31 de Julio de 2018

Piden 4 años y medio de prisión para De Vido por la tragedia de Once

El abogado Javier Moral solicitó que De Vido sea condenado por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública. Y que también se lo condene a la inhabilitación para ejercer cargos públicos

Una de las querellas de víctimas y familiares de la tragedia ferroviaria de Once pidió hoy que el detenido ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido sea condenado a cuatro años y seis meses de prisión. Es el primer pedido de condena a De Vido, quien no estuvo presente en el juicio oral para escuchar la acusación y tampoco optó por seguir la audiencia por videoconferencia desde la cárcel de Marcos Paz.

El abogado Javier Moral solicitó que De Vido sea condenado por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública. Y que también se lo condene a la inhabilitación para ejercer cargos públicos. Para el otro acusado del caso, Gustavo Simeonoff, ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIREN), la querella pidió la pena de tres años y la inhabilitación por el mismo delito.

Moral habló durante dos horas ante el Tribunal Oral Federal 4 en el inicio de los alegatos del juicio oral. La querella no acusó a De Vido ni a Simeonoff por el delito de estrago culposo, eso es por las 52 muertes y los más de 700 heridos que dejó la tragedia el 22 de febrero de 2012 cuando un tren de la línea Sarmiento chocó en la estación de Once. Para esa parte, el único responsable del accidente fue el maquinista Marcos Antonio Córdoba.

De Vido no escuchó la acusación en su contra. Optó por no ir al juicio, como hizo desde que está detenido en la cárcel de Marcos Paz. Tampoco quiso seguir la audiencia por videoconferencia a pesar de que el TOF le había dado esa posibilidad. Su abogado, Maximiliano Rusconi, dijo que él iba a poner en conocimiento al ex funcionario del alegato.

"Esta tragedia se produjo por dos fallas humanas", inició su alegato el abogado Moral. "Una falla humana se llama desinterés de funcionarios públicos. Hubo una desidia que más tarde o más temprano iba a provocar lo que pasó", agregó. La segunda falla humana, sostuvo Moral, fue la del maquinista que manejaba Córdoba, sobre quien dijo: "Tuvo una impericia conductiva".

Ya hubo un primer juicio por la tragedia de Once en el que fueron condenados Córdoba, los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi y el empresario Sergio Cirigliano, dueño de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) que tenía la concesión de la línea Sarmiento cuando ocurrió la tragedia.

La acusación central de la querella de Moral –hay otra de familiares de víctimas a cargo del abogado Leonardo Menghini– es que TBA daba un mal servicio público y que esas deficiencias eran conocidas por De Vido. "Era una verdadera chatarra con rodamiento", definió Moral a la empresa de Cirigliano.

La querella señaló que TBA recibió de parte de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) más de 500 multas por 70 millones de pesos. Y que en 2010 y 2011 la CNRT le envió al Ministerio de Planificación dos expedientes que daban cuenta sobre los incumplimientos de la empresa a las advertencias de esas multas. Esos expedientes estuvieron siete meses en el Ministerio de Planificación sin movimiento.

Moral sostuvo que como ministro de Planificación, De Vido tenía el deber de control y que no lo cumplió. Lo mismo Simeonoff, que estaba a cargo de la renegociación de los contratos ferroviarios y que durante nueve años con TBA nunca avanzó. "De Vido y Simeonoff tenían pleno conocimiento del deplorable estado del material rodante y no tomaron ninguna medida", concluyó el abogado.

Tampoco, explicó el abogado, hubo control sobre los subsidios públicos que TBA recibía. "Se facturaban millones por el mantenimiento", describió Moral pero reseñó las declaraciones de empleados de TBA que dieron cuenta sobre el mal estado de los trenes.

Otro punto central del alegato fue que el 25 de mayo de 2012, tres meses después de la tragedia, el gobierno nacional le quitó la concesión a TBA. Lo hizo a través del decreto 793 firmado por la entonces presidente Cristina Kirchner, el entonces jefe de Gabinete Abal Medina y por De Vido. La querella señaló que los fundamentos del decreto son las irregularidades y el mal estado de la empresa que el Ministerio de Planificación ya conocía.

"Les pido una condena justa para demostrar que las muertes de estas personas que hoy ya no están no han sido en vano", cerró Moral su alegato dirigiéndose a los jueces Pablo Bertuzzi, Guillermo Costabel y Gabriela López Iñiguez.

Esta querella está integrada por otro grupo de familiares que son representados por Greogorio Dalbón, el abogado de Cristina Kirchner en sus causas civiles. Dalbón se expresó en disidencia con el alegato. Sostuvo que el único responsable de lo que ocurrió fue el maquinista.

De Vido declaró en el juicio oral y negó toda responsabilidad. "Ningún ministro en la historia del mundo fue citado por un accidente de trenes. Me ocupaba de la planificación general, política, del Ministerio. Pero no de tareas específicas que correspondían a otras áreas", dijo De Vido en referencia a la responsabilidad de los ex secretarios Jaime y Schiavi cuando declaró a mediados de julio por videoconferencia desde la cárcel de Marcos Paz. También dijo que el maquinista Córdoba "omitió aplicar los frenos y solo eso causó el hecho".

El juicio oral continuará la semana que viene con el alegato de la segunda querella de familiares, luego seguirán la Oficina Anticorrupción (OA) y el fiscal Juan García Elorrio. A mediados de septiembre serán los alegatos de las defensas de De Vido y Simeonoff. Para fines de ese mes o principio de octubre está previsto el veredicto del tribunal oral.


Infobae

Comentarios