San Juan 8 > País > Terranova

Orly, el socio en las sombras de "Pepín" Rodríguez Simón

El piloto y también empresario de medios y publicidad participó en las sombras con el operador macrista en los aprietes contra los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa.

Orlando "Orly" Terranova es uno de los actuales pilotos automovilísticos argentinos más destacados del momento. Con una vasta trayectoria profesional iniciada a fines de la década del 90, en los últimos años ha tenido buenas participaciones en la famosa competición del Rally Dakar. Además es empresario de medios y publicidad, actividad que heredó de su padre y en cuyo ambiente se lo conoce como el zar de la cartelería pública

Pero este corredor mendocino tiene una historia que prefiere ocultar, el haber sido socio en las sombras del célebre operador macrista Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, en los aprietes contra los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa para luego comprarles a precio de remate los medios del Grupo Indalo.

Te puede interesar...

Por esta causa, Rodríguez Simón se encuentra exiliado en Uruguay donde pidió asilo político, pero en calidad de prófugo de la justicia argentina. La jueza federal María Romilda Servini pidió a Interpol su captura internacional, además de decretar la inhibición general de todos sus bienes y el congelamiento de sus cuentas bancarias.

El piloto cuyano también debe prestar declaración indagatoria en la misma causa en calidad de imputado, ya que según se desprende del expediente de la misma, era parte fundamental del entramado de la asociación ilícita por la que se lo acusa al operador macrista.

Para la justicia, durante 2016 tanto Cristóbal López como su socio Fabián De Sousa eran amenazados por operadores del macrismo comandados por Pepín, para que cambien la línea editorial de los medios de comunicación del Grupo Indalo, así como también les exigían que vendan el canal de noticias C5N.

Para que accedieran eran intimidados por medio de ahogos financieros y con amenazas directas de ir a la cárcel. Ahí es donde entra a jugar Orly Terranova, quien intentó aprovechar esta situación para comprar los medios del grupo a precio de ganga.

De la investigación que lleva adelante la jueza María Servini se desprende que el mendocino se presentó ante López como el designado por las máximas autoridades del gobierno de Macri para hacerse cargo de los medios de Indalo que atravesaban una evidente crisis causada en gran por el significativo recorte de la pauta oficial al que los venía sometiendo el gobierno, pero también por la millonaria deuda que la AFIP le reclamaba a sus dueños.

López le habría manifestado a Terranova que contaba con información acerca de que al entonces presidente Macri no le interesaba que saldase la supuesta deuda, sino que quería hacer desaparecer el grupo, por eso necesitaba certezas de que este contaba con el aval real del mandatario.

También le habría hecho especial énfasis que si le vendía sus medios le garantizaran que de esa manera evitaría terminar preso. El piloto le dio su garantía que lo charlaría no solo con Mauricio Macri sino también con su asesor y amigo del alma Nicolás Caputo.

Si bien Terranova siguió adelante con el intento de compra de los medios de Indalo, las internas dentro de Cambiemos le jugaron una mala pasada y la negociación se transformó en una carrera de obstáculos. La línea más política del gobierno estaba a favor de la operación, pero el sector técnico encabezado por el ex vicejefe de gabinete Mario Quintana no la veía con buenos ojos.

Orly tenía la obsesión de contar si o si con un canal de noticias propio, pero la operación solo le cerraba si desembolsaba poco dinero, por eso se había asociado con Pepín, cuya ingeniería judicial había puesto de rodillas a López. Pero la intromisión de Quintana encareció la compra ya que le había manifestado al piloto mendocino que necesitaba contar con 50 millones de dólares extras para ordenar impositivamente las cuentas de los medios del grupo.

El golpe de gracia a su sueño de comprar el canal C5N, se lo dio su propia personalidad. Hoy sobran los testimonios que sindican a Terranova como un boca floja. En medio de la puja interna dentro del gobierno de Macri sobre que hacer con López y De Souza, Orly blanqueó públicamente sus intenciones de quedarse con sus medios, lo que motivó que gran de la opinión púbica pusiera la lupa sobre el avance gubernamental contra el periodismo estrictamente opositor.

Esto hizo sonar todas las alarmas en el ala comunicacional del macrismo, a quienes no les hizo nada de gracia que el corredor se anduviese mostrando como el futuro dueño de los medios de Indalo y evitara manejarse con la prudencia necesaria que requieren este tipo de operaciones.

Tras una reunión con el principal asesor del macrismo en materia de comunicación, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, al piloto mendocino no le quedó otra que desistir de su sueño. El gurú del expresidente fue muy enfático en señalarle que dicha compra era un grave error político que no solo le traería consecuencias personales, sino que además perjudicaría la imagen del gobierno.

Fue ahí cuando Orly Terranova supo que su suerte estaba echada, Mauricio Macri nunca avalaría dicha operación sin la anuencia del ecuatoriano, hay que recordar que estos episodios sucedieron durante su primer año de gestión, donde el expresidente seguía a rajatabla las indicaciones de Durán Barba.

Tras estos sucesos, el piloto mendocino jamás volvió a comunicarse con López, dejó de atenderle el teléfono y cultivó un bajo perfil. Hoy su situación cambió, el macrismo tuvo que abandonar el poder tras perder las elecciones y se encuentra en el banquillo de los acusados.

Orly está a punto de correr su carrera más difícil, esta vez contra la justicia.