País
Viernes 10 de Noviembre de 2017

Marcelo Tinelli explotó y denunció penalmente a Cristóbal López

Lo querelló por tres delitos penales y pidió ser parte de la causa. Contó cómo se inició el conflicto: las causas penales del dueño de Indalo y la venta del grupo.

Marcelo Tinelli se siente estafado. Y no se quedó sólo con el sentimiento: denunció penalmente a Cristóbal López y Fabián De Souza, dueños del Grupo Indalo, con quienes firmó en 2013 un contrato de exclusividad por 10 años.

En la denuncia Tinelli sostuvo que sus ex socios le mintieron cuando firmaron el contrato y que buscan vender las empresas, lo que le significa un perjuicio porque no podrá cobrar la deuda que tiene con ellos.

Pero va un poco más: el conductor y empresario quiere ser querellante en la causa penal para actuar como acusador privado.

La historia comenzó en 2013 cuando el Grupo Indalo compró el 51 por ciento de las acciones de Ideas del Sur, la productora de Tinelli. Cerca del conductor señalan que lo que lo entusiasmó fue que Indalo tenía la intención de adquirir Telefé, el canal en el que nació "Videomacht", el programa que lo hizo famoso. "Le dijeron: 'Vamos a comprar el canal, ¿quéres ser dueño con nosotros y manejarlo?'. Y eso, obviamente, lo entusiasmó. Por eso decidió dejar eltrece", señaló una persona que siguió de cerca las negociaciones.

Cuando Marcelo le anunció a Adrián Suar que se iba con un nuevo proyecto, que vendía Ideas del Sur para pensar en Telefe, el director de programación de eltrece no disimuló su malestar, recuerdan quienes estuvieron cerca de los protagonistas en aquellos difíciles días.

Tinelli le pidió a la gente de Indalo que organizaran una reunión con algún directivo de Telefónica para conversar los detalles de la compra de la empresa. Así, Cristóbal López organizó un encuentro con Luis Blasco, presidente de la compañía y quien en 2015 fue designado presidente de Telefónica Contenidos a nivel mundial.

Tres meses después de la cumbre, la compra se cayó. "Y López y De Souza ya estaban adentro e Indalo había comprado la productora", resumen en Ideas. Tinelli fue contratado como conductor y asesor artístico de los contenidos de Ideas del Sur, "quedó como presidente sólo como figura, por ser una cara conocida, no para manejar la empresa", aclaran aquellos que conocen los detalles de la negociación.

Para cerrar, el conductor impuso una cláusula en una carta oferta para suscribir el acuerdo: que López y De Souza actuaran como fiadores solidarios y que declararan que no tenían demandas judiciales ni deudas de impuestos. Según la denuncia, los empresarios aceptaron la propuesta mediante una nota que respondieron el 14 de noviembre de 2013.

"Luego de formado este contrato y durante un cierto tiempo, todo funcionó con normalidad, y si bien fueron necesarios algunos reclamos por atrasos y otros defectos de cumplimiento, en general el contrato fue cumpliéndose razonablemente", sostiene la demanda que presentaron los abogados José María Figuerero y Santiago Fontan Balestra. Por esos incumplimientos, Tinelli inició también acciones judiciales en el fuero comercial.

"Marcelo nunca vendió la empresa 'para salvarla', como dicen algunos. La empresa estaba funcionado, pagando los sueldos, perfecta. Todos los que conocen cómo trabaja saben que es un obsesivo: hasta caminaba por los pasillos fijándose si todas las lamparitas estaban encendidas. La empresa no necesitaba ser salvada, él vendió con la idea de tener un canal. Pero esta gente la hizo mierda", grafican sin medias tintas gente cercana a la producción.

La relación Tinelli-López fue difícil desde el comienzo. "Una de las primeras cosas que hicieron fue quitarle el nombre Juan Alberto Badía al edificio de Ideas del Sur y el de Romina Yan al estudio mayor. Fue meterle el cuchillo en el corazón", cuenta una persona que conoce bien al conductor.

Con el paso del tiempo la situación del Grupo Indalo "se fue deteriorando fuertemente" en lo comercial. "Mi asistido comenzó a sufrir serias dificultades para cobrar lo que se le debía en virtud de los contratos suscriptos, que finalmente fueron rescindidos por falta de pago", señala la denuncia que fue presentada el viernes pasado. El conductor de "Showmatch" reclama el pago de la deuda por una segunda venta de las acciones de la productora y sus sueldos de este año de los que solo cobró un mes y dos semanas.

Y ante esas deudas "los fiadores tampoco aparecieron para cumplir las obligaciones que previamente habían contraído", en referencia al acuerdo firmado por López y De Souza.

La demanda agrega que hubo otro incumplimiento del acuerdo: "Tanto el grupo Indalo como las personas físicas López y De Souza venían arrastrado una enorme deuda ante la Administración Federal de Ingresos Públicos".

La referencia es por la causa penal en la que López y De Souza fueron indagados por el juez federal Julián Ercolini por la retención de 8 mil millones de pesos por parte de Oil Combustibles, una de las empresas del Grupo Indalo.

Se trata de una deuda con la AFIP por no haberle pagado al Estado un impuesto al combustible que tienen todas las estaciones de servicio. En esa causa, el juez Ercolini le dictó la inhibición general de bienes a todas las compañías del grupo. El expediente está a la espera de que se defina el fuero en el que debe tramitar, si en federal o en Penal Económico. Esta no es la única causa penal que tienen López y De Souza. Están procesados en el expediente conocido como "Los Sauces" por presunto lavado de dinero en el alquiler de propiedades de la ex presidente Cristina Kirchner.

Para los abogados de Tinelli la deuda con la AFIP se arrastraba desde 2011, dos años antes de la firma del contrato. "No sólo silenciaron la comisión de éstos y otros delitos que a la postre les producirían una completa insolvencia patrimonial sino que, como mínimo en uno de los casos, el fruto de la actividad delictiva que hoy se les enrostra lo utilizaban para crear una falsa apariencia de bienes, destinándolo a utilizar indebidamente ese dinero para capitalizar a la demás sociedades del grupo económico". Por esa situación López y De Souza se encuentran "en completa situación de insolvencia para afrontar esas deudas".

En la demanda, los letrados señalaron que si el conductor del ciclo "Bailando por un sueño" hubiese conocido cuál era la situación nunca habría firmado el acuerdo.

El conductor le repite a sus allegados que cuando el Grupo Indalo le ofreció comprar Ideas del Sur sabía que los dueños eran empresarios ligados al gobierno kirchnerista, pero le producía confianza que sus empresas daban trabajo a 18 mil personas.

La casi inexistente relación entre Tinelli y López (se vieron muy pocas veces en estos años) se terminó de romper en 2017. A los incumplimientos de contrato –27 cheques rechazados– se sumó el despido de gente cercana al conductor, la falta de pago a proveedores y el retraso en el sueldo a los empleados, algo que se extiende a otros trabajadores del Grupo Indalo, especialmente los de los medios de comunicación. Por todo esto, Tinelli dio por finalizado el contrato.

"Hubo un detonante", cuentan cerca del conductor. Fue la venta del grupo al fondo de inversión OP Investments lo que significó la renovación de las autoridades y la toma de la administración de las empresas. "De verificarse estas circunstancias, claramente los imputados estarían realizando actos posteriores que tornan imposible o incierto el cumplimiento de las obligaciones asumidas con nuestro ponderante en las condiciones pactadas", sostiene la denuncia.

"Te dan cheques sin fondos, no te pagan lo firmado y desaparecen. Después aparecen otros nuevos y te extorsionan. En 35 años no vi nada igual", dijo Marcelo Tinelli. Es que no sólo le deben los sueldos, sino también el dinero del 19 por ciento de la productora que vendió en 2016.

Tinelli no sólo denuncia, sino que quiere ser parte de la causa. Pidió tener el rol de querellante "por resultar la persona particularmente ofendida en la maniobra". Si es aceptado podrá actuar como acusador privado y pedir medidas de prueba.

La denuncia es por los delitos de estafa, desbaratamiento de derechos acordados e insolvencia fraudulenta y quedó radicada en el juzgado de Instrucción 7 que debe citar a los abogados para ratificarla.

"Si Marcelo sigue es por la gente, para llegar a fin de año y que les paguen. Tinelli podría, con los cientos de incumplimientos que hubo, decir que no hace más el programa. Pero no va a hacerlo por todo el equipo que trabaja con él", cuentan en Ideas. Las próximas semanas serán claves para el futuro.


Fuente Infobae

Comentarios