País
Lunes 05 de Agosto de 2019

Macri: "Ojalá que Dios me ilumine para saber cómo ayudar a todos los argentinos"

El presidente encabezó un acto en Rosario. En la elección a gobernador, a Cambiemos le fue muy mal en Santa Fe. Pero en el Gobierno están convencidos de que mejoraron las expectativas.

"Quiero que todos saquen sus celulares y lo pongan modo video, graben este momento y después envíenlo por WhatsApp", dijo Federico Angelini, candidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio. La gente reunida en el Club Banco Nación ya se estaba preparando, levantando sus dispositivos inteligentes para registrar el instante en que se comprometieron a no volver hacia atrás, mientras Tini Stoessel y Odino Faccia sonaban por los parlantes cantando "Somos el cambio", un marco perfecto para el ingreso de Mauricio Macri, que dio inicio en Rosario a su primer acto de cierre hacia las PASO que se votarán el 11 de agosto.


El Presidente entró saludando y besando al público en esta, la 25º ocasión que visitó la provincia que está gobernada por el socialismo (con quien nunca tuvo una buena relación) y a partir del 10 de diciembre será gobernada por el peronista Omar Perotti, quien coronó una estrategia que fue consolidando desde el 2015, cuando quedó cerca de ganar las elecciones, aunque quedó detrás del candidato de Cambiemos en esa elección, Miguel Del Sel, que quedó en la puerta de la victoria.

Colocado en el discreto escenario 360º que permite un vínculo directo con los asistentes que lo rodeaban, en 20 minutos reconoció que "sabemos que falta" y pidió que "no nos olvidemos dónde estábamos" por la ausencia del Estado en la lucha contra el narcotráfico, que afecta especialmente a Rosario y en general Santa Fe, y contra las mafias, que tenían cooptado el puerto de una ciudad que es estratégica para sacar la producción agrícola hacia el mundo.

Lo que distinguió este acto de otros anteriores, es que Macri se animó al diálogo con el público. En una oportunidad, una mujer le decía reiteradamente que "te amo, Mauricio". El Presidente no se privó de decir, "qué intensa estás", pero agregó un más delicado "yo también te amo". Un hombre le dijo que lo iba a votar por peronista. "Peronista y con todo el alma", le contestó el candidato a la reelección.

Desde otro sector, finalmente, otra mujer le gritó "que Dios te ilumine". Y allí, Macri pareció detenerse un segundo antes de reaccionar diciendo que "ojalá Dios me ilumine, para saber cómo ayudarte y cómo ayudar a todos los rosarinos y a todos los argentinos".

Ese diálogo, entre "el líder y su pueblo", más propio del peronismo que del PRO, no fue casual. La distancia o la lejanía que transmite su figura para una sociedad acostumbrada a los liderazgos carismáticos, es un comentario que aparece reiteradamente en los grupos focales que son analizados por los estrategas de la campaña oficial. De todos modos, no es la primera vez que el Presidente recurre a esta herramienta en los últimos tramos una campaña, buscando apelar a la emoción.

"Este domingo se define si seguimos avanzando o volvemos al pasado. Y se define con tu voto, con tu voto, con tu voto", dijo Macri con la voz más alta que tiene, mirando a varias personas a los ojos con una actitud que -seguramente, si salió bien grabada por alguien-, después se distribuirá por las redes de WhatsApp. Y enfatizó: "Es ahora", o sea, en las PASO.

Fue el final del acto, con banderitas celestes y blancas, ningún globo y otra vez Tini Stoessel y Odino Faccia cantando "somos el cambio, la libertad, somos futuro que encuentra un lugar, lo que buscamos, lo que esperas, somos la paz".

Los organizadores quedaron muy satisfechos. Aseguran que a las 1.500 personas que ingresaron al estadio del Club, se les sumaron otros 1.000 que quedaron afuera, y debieron seguir el evento a través de unas pantallas que instalaron afuera. Hacía tiempo que entre la gente de Juntos por el Cambio de Rosario no se generaba tanta confianza para encarar la campaña. La que tuvieron que hacer para las elecciones locales de junio, cuando José Corral sacó 19,2% de los votos a gobernador, se hizo con el ánimo por el suelo. El elegido Perotti llegó a 42,3% y el socialista Arturo Bonfati 37,3%. "Ni fiscales teníamos", comentaron, para mostrar el cambio de expectativas en apenas unas semanas.

Mañana martes al mediodía, el Presidente estará en Ferro, junto al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta. El miércoles, por la tarde, irá al Palacio de la Música de la ciudad de Córdoba, junto a Mario Negri. Y el jueves, como lo hizo en el 2015 y el 2017, irá con María Eugenia Vidal y Jorge Macri al Centro Asturiano, en Vicente López. (Fuente: Infobae)

Comentarios