País
Jueves 04 de Octubre de 2018

Macri lanzará un paquete de medidas para las empresas que pagaron coimas

Para no frenar la obra pública, las compañías complicadas en la Justicia podrán seguir participando de licitaciones y proyectos PPP, pero les exigirán que aparten a los ejecutivos arrepentidos y que suscriban programas de integridad.

Con la premisa de no frenar la rueda de la obra pública ni sumar más coletazos económicos, el Gobierno terminó de delinear las medidas que tomará con las empresas que admitieron haber pagado coimas durante el kirchenerismo.

Las compañías que están complicadas por los cuadernos no perderán los contratos vigentes ni quedarán automáticamente excluidas como proveedoras del Estado. La gestión de Mauricio Macri buscará, en cambio, que las firmas paguen un resarcimiento por los daños al erario público y que suscriban códigos de buena conducta y "programas de integridad" como requisito para seguir participando de las licitaciones públicas.


"Todas las empresas que quieran participar de la obra pública van a tener que pasar por este tamiz de control", señaló ayer el procurador del Tesoro Bernardo Saravia Frías, uno de los cerebros jurídicos del gabinete a cargo de calibrar las medidas para dar una señal de transparencia sin complicar a la actividad empresarial.


En el marco de un almuerzo organizado por el Rotary Club, Saravia Frías fue más allá y anunció que "por pedido del presidente Mauricio Macri" el Gobierno "va a exigir que den un paso al costado aquellos accionistas estratégicos que están involucrados en la causa de los cuadernos de las coimas". ¿Cómo lo harán? "Se evalúan distintas alternativas. Una forma es hacerlo desde lo contractual, exigiendo que las empresas que quieran participar de una licitación o de un proyecto de participación público-privada (PPP) no puedan tener en su cúpula a condenados o arrepentidos por corrupción ", especificó el funcionario en diálogo con un medio nacional.


En algunos casos, el Gobierno no deberá forzar el apartamiento de los ejecutivos de las empresas. Cinco importantes empresarios arrepentidos ya cedieron el control de sus compañías, acorralados por el caso de los cuadernos. Tal como reveló este medio, Armando Losón, Aldo Roggio, Juan Chediack, Manuel Santos Uribelarrea y Gerardo Ferreyra ya se hicieron a un costado para no perjudicar a sus firmas.


"No se puede confundir a las personas jurídicas con las físicas, que son sus accionistas o directores. Estamos hablando de empresas que tienen miles de trabajadores, que tienen el conocimiento para hacer toda la obra pública en el país. El bien común está por encima de todo", subrayó el procurador del Tesoro, en sintonía con el mensaje que el Gobierno emitió desde que estalló el escándalo.


Cambiemos, sin embargo, impulsó la ley de responsabilidad penal empresaria, para cumplir con los estándares que plantea la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). La norma no es retroactiva y, por lo tanto, no es aplicable al caso de los cuadernos. Hoy, el Gobierno publicará en el Boletín Oficial una resolución de la Oficina Anticorrupción (OA) con los lineamientos para que las empresas puedan cumplir con "programas de integridad" previstos por la ley. Las empresas deberán incluir códigos de ética y canales de denuncia internos.


Fuente: La Nación


Comentarios