País
Viernes 05 de Enero de 2018

Las principales petroleras no tienen previsto subir los precios de los combustibles de forma inminente

Las empresas salieron de esta forma a diferenciarse respecto de las expectativas reflejadas por el sector de las estaciones de servicio, que en las últimas horas deslizaron la posibilidad de que el ajuste de precios se lleve a la práctica este fin de semana.

Las principales petroleras que controlan más del 85% del mercado de combustibles del país, descartaron hoy que tengan previsto implementar aumentos en los precios de los combustibles de manera inminente.


Las empresas salieron de esta forma a diferenciarse respecto de las expectativas reflejadas por el sector de las estaciones de servicio, que en las últimas horas deslizaron la posibilidad de que el ajuste de precios se lleve a la práctica este fin de semana.


Leé: Petroleras analizan una nueva suba en el combustible a principios del 2018


Fuentes vinculadas a las petroleras YPF, Shell y Axión expresaron que mantienen el seguimiento de la evolución de las principales variables que componen sus costos de producción de naftas y gasoil, pero que hasta el momento "no hay novedades de aumentos inmediatos".


"Vamos a seguir monitoreando la evolución del precio del crudo y cómo se comporta la cotización de dólar que son los que vienen registrando los mayores movimientos", explicaron desde una de esas empresas.


No obstante, la misma fuente aclaró que se tomará una decisión al respecto cuando se observe "una estabilización de esos componentes y evitar tener que cambiar las pizarras de las estaciones ante cada oscilación de precios de las distintas variables".


Las petroleras -de manera coincidente- aseguraron que de manera inminente no tienen previstos cambiar los precios en los surtidores, aunque admiten que los mismos "están en revisión".


La cautela de las empresas sobre el momento de decidir el primer aumento de combustibles de 2018, se contrapone con la expectativa expresada desde el sector estacionero, quienes vienen alertando desde los últimos días de diciembre que la suba de precios es inminente.


Con el mercado de combustibles desregulado completamente desde el primer día del año, las petroleras tienen la libertad de poder fijar sus precios de acuerdo a sus expectativas productivas y comerciales.


En ese sentido, el 1 de enero entró en vigencia la desregulación plena del mercado local, formalizada mediante la decisión del Gobierno nacional de eliminar el registro de importación de petróleo y combustibles.


La libertad de las operadoras para importar crudo e incluso los distintos tipos de combustibles, de acuerdo con sus conveniencias de costos y comerciales, debería contribuir a un mercado más competitivo, justificaron los funcionarios del Ministerio de Energía y Minería consultados por esta agencia.


El nuevo esquema reemplaza al acuerdo firmado a comienzos de 2017 por las productoras y las refinadoras, que había fijado un sendero de convergencia con los valores internacionales del precio del denominado "barril criollo", y que, en rigor, se anticipó al 1 de octubre pasado.


En 2017, las empresas concretaron incrementos en torno al 30% en promedio, por encima de la inflación estimada para el año de menos de 25%.


Así, en las estaciones YPF de la Capital Federal la nafta súper se elevó desde $ 17,4 el primer día de 2017 a los actuales $ 22,6 (un incremento de 29,5%); la premium saltó de $ 19,7 a $ 26,1 (aumentó 32,3%); el gasoil se elevó de $ 16,2 a $ 19,9 (un 23,3% de alza); y el diesel premium avanzó desde $ 18,3 a $ 23,1 el litro (26,5%).


El último aumento dispuesto en las estaciones de servicio se produjo en las primeras horas del 2 de diciembre, cuando las compañías dispusieron un ajuste del 6% en todos sus productos, como reflejo del precio internacional del crudo y el reacomodamiento de valores de los biocombustibles.


Las empresas que dominan el mercado nacional de combustibles son YPF, con una participación en torno al 55% del total; Shell con 21%; Axion con 12%; Pampa (ex Petrobras), en proceso de venta a Trafigura, con 6%; Oil, 4%, y el resto se reparte entre compañías menores.

(Fuente: Télam)

Comentarios