Economía
Miércoles 14 de Marzo de 2018

Las automotrices evalúan bajar los impuestos por la reforma tributaria

Las terminales elaboran un estudio en base a las medidas prometidas hasta fin del mandato de Macri. Hasta el año pasado el 54% del valor de un auto nuevo eran impuestos.

Mientras las ventas en el mercado interno no paran de crecer y la producción comienza a mejorar por las buenas noticias que llegan de Brasil, en el sector automotor hay preocupación por baja competitividad argentina. Una de las variables más importantes en ese tema es la alta presión impositiva que representa el 54% del valor de un auto. Con la reforma tributaria aprobada el año pasado, en las empresas aseguran que se retomó el buen camino pero que el problema es que su tránsito está siendo demasiado lento.

Es por eso que en la entidad que agrupa a las terminales locales (ADEFA) están preparando un estudio sobre el impacto de las medidas que ya se implementaron y las que se aplicarán en el futuro sobre la carga tributaria. Tal como adelantó este diario ayer, la idea es tomar el período de los ya dos años de gestión de Mauricio Macri más los dos que quedan y determinar cuánto se reducirá la carga impositiva del sector en esos cuatro años. En ADEFA aclaran que será un "cálculo teórico" ya que son muchas las variables a tener en cuenta. Desde hace unas semanas, el departamento impositivo de la entidad está recopilando la información para poder volcarla en un documento que le será presentado al Gobierno.


Si bien las automotrices entienden que en los últimos dos años se ha avanzado mucho, creen que se podría acelerar el ritmo para no quedar rezagado ante Brasil, el principal socio en materia automotriz pero también el principal competidor por las inversiones del sector. Remarcan que en ese país se ha aprobado una reforma laboral favorable para las empresas por la baja de costos. Producir un 0 km en la Argentina era, el año pasado, un 25% más caro que en Brasil y esa brecha se acrecentó con esa reforma.


En el trabajo de ADEFA se detallarán las medidas ya implementadas como la baja de las retenciones del 5% a las exportación, el aumento de los reembolsos a las ventas externas del 6% al 6,5%, la baja de los Impuestos Internos, la reducción de algunos impuestos provinciales y varias mejoras en logística y puertos.


También la ley de Autopartes que le permitirá a algunas terminales mejorar en unos 10 puntos la localización de piezas nacionales en los próximos dos años. A eso se sumarán otras medidas que están en marcha y que tendrán impacto impositivo. Con todos esos datos, se calculará el impacto real en la cadena automotriz.


Lo que más preocupa a las automotrices es que la mayor parte de los impuestos del sector están centrados en el proceso productivo.


Algunos tributos como Ingresos Brutos, tasas, impuesto al Débito y al Crédito o Sellos castigan la producción. En el sector se quejan porque "se exportan impuestos" con cada auto que se vende al exterior. Se calcula que entre el 12% y 18% del valor de un 0 km que se comercializa a otros países corresponde a algunos de estos tributos. Esto hace que se pierda competitividad.


En Brasil, a la inversa que en la Argentina, la carga tributaria está puesta en la comercialización por lo que ese sobre costo queda fronteras adentro y no impacta en la competitividad del país. (Fuente Ámbito)

Comentarios