País
Miércoles 05 de Diciembre de 2018

La UIA le pide al presidente Macri medidas anticrisis urgente

Reclaman créditos blandos, adelantos de la reforma tributaria y solvencia en los cursos de capacitación.


Empresarios que integran la mesa forestal pidieron al presidente Mauricio Macri medidas urgentes para enfrentar la crisis que atraviesa el sector, que mostrará para el cierre del año en el rubro de madera y muebles una caída del 9,5%, con una de cada tres fábricas con reducción de personal por la caída de las ventas. El jefe de Estado, ante los integrantes de la cadena de valor forestal, lamentó "mucho la situación, expresando su preocupación".


Ayer se realizó la sexta reunión de la Mesa Forestal de la que participaron integrantes de la cadena de valor forestal como la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), la Sociedad Rural, AFCP y AFOA. "El encuentro consistió en el repaso de avances de las submesas de trabajo que tratan los temas de Industria, Ley 25.080, Logística y transporte y Medio Ambiente; y en el planteo de inquietudes y temas a Macri que son de interés para la cadena de valor", destacó un comunicado de prensa.


"El presidente Macri se mostró muy interesado en todos los puntos planteados, y en cuanto a la problemática de nuestro sector me dijo directamente que lamentaba mucho la situación, expresando su preocupación, y que saldremos adelante", destacó Pedro Reyna, presidente de FAIMA.


De acuerdo a un relavamiento, el sector atraviesa "una crisis muy aguda". Se estima que la producción del bloque madera y muebles caerá cerca de 9,5% en 2018, empujada por una muy notoria caída de la demanda, "que junto con los aumentos de costos en materia financiera y tarifaria condicionan la rentabilidad".


Por estos motivos, el sector reclamó que se restituya la línea de Crédito de Inversión Productiva, "de muy buenos resultados durante su vigencia", ya que "si bien se valoran las líneas de tasas subsidiadas lanzadas recientemente, el volumen destinado a las mismas es insuficiente". También mostraron la preocupación por la ausencia del Banco Nación en esta iniciativa, "dada su presencia capilar a nivel federal con más de 800 sucursales en todo el país".


Además, plantearon la necesidad para la industria de madera y muebles que se le adelanten los beneficios de la reforma laboral y tributaria, "como ha ocurrido recientemente con los sectores de textil y calzado", en especial aplicar el mínimo no imponible de $12.000 en los aportes patronales. Los empresarios esperan ser incluidos con los sectores sensibles a través de un decreto en el "corto plazo".


Los dueños de las fábricas del sector mostraron "preocupación" por las demoras en la liquidación de facturas en proyectos de capacitación conjunto con el ex MTEYSS, ya que entienden que "ponen en jaque la continuidad de un programa que ha implicado la formación de más de 7500 trabajadores en distintos perfiles vinculados a la industria mueblera como tapicería, carpintería, operación de máquinas de alta tecnología, CNC e impresión 3D, que son el futuro del sector y cuya enseñanza no está incluida hoy en la currícula de formación técnica regular".


También reclamaron un crédito hipotecario "de disponibilidad real" para proyectos de construcción con madera.

Comentarios