País
Jueves 23 de Agosto de 2018

La resistencia de los celulares: con menos subas de precios enfrentan al derrumbe del consumo

Es gracias a la caída del contrabando y a un ajuste de precios menor a la inflación, entre otros factores.

Los celulares no se salvan de la caída del consumo. Pero, a diferencia de los electrodomésticos, la retracción no será tan abultada, gracias a la caída del contrabando y a un ajuste de precios menor a la inflación, entre otros factores.


Este año, se venderán de 9,2 millones a 9,5 millones teléfonos móviles, frente a 10,8 millones de 2017, según proyecciones del consultor Enrique Carrier y de las marcas. Así, el retroceso sería de 12% y 15% en unidades en el año, por debajo del 20% al 30% estimado en otras categorías del sector.


Los celulares son considerados ya, aseguran Motorola y Samsung, "productos de primera necesidad". Hay gran dependencia de estos equipos, lo que hace que no caiga tanto la demanda en momentos de bajo consumo.


En el primer semestre, la venta se mantuvo estable, al crecer 1%, según GfK, dato que coincide con el de los fabricantes fueguinos de Afarte, que produjeron 4,67 millones de equipos en ese lapso.


Una empresa local invirtió u$s 8 millones para instalar sus operaciones de minería de criptomonedas. Apuntan a formar un nuevo hub blockchain.

"En 2017, se proyectaba vender 11 millones de celulares este año, pero no sabemos ahora cómo terminará. En julio y en lo que va de agosto, las fábricas registraron una baja de 25% a 30% en sus ventas, similar a otros productos. No sabemos cuánto se explica por menor consumo y cuánto por el retail, que está golpeado; la tasa está muy alta y trata reducir al mínimo posible su inventario", explicó Federico Hellemeyer, director ejecutivo de Afarte. "De enero a julio, la devaluación fue de 45,6%, la inflación de 19,3%, pero el precio de celulares al público subió sólo 14,7%", agregó Hellemeyer.


Las marcas ajustan el precio por debajo para alentar a la demanda, gracias a ciertos factores, como la mejora en eficiencia en Tierra del Fuego. Carrier explicó que las "primeras devaluaciones fueron absorbidas por la quita de impuestos internos, que pasaron de 6,55% a 0%, y la reducción de márgenes tanto de fabricantes como del canal de distribución". También, el acuerdo entre empresas y fabricantes, que congeló sueldos por dos años a cambio de que no haya despidos, permitió no agregar más costos. Pero sobre todo incide la reducción del contrabando. "Son importados ilegalmente, la suba del dólar los afectó de modo directo. Y las marcas redujeron la demora entre lanzamiento global y local de 6 meses a menos de 2, algo que solía aprovechar el contrabando para vender productos más nuevos", destacó Carrier. Así, se estima que el mercado ilegal se reducirá de 2,8 millones en 2017 a 1,5 millones este año.


Las marcas aseguran que ajustan precio lo menos posible, para mantener la venta. "Tenemos una estrategia agresiva, resignamos margen para seguir creciendo; nuestro teléfono más caro debería costar $ 25.000 o $ 28.000 pero está en $ 20.000", explicó Germán Greco, gerente General de Motorola Argentina. La suba de tasas afecta a la venta, sobre todo, de la alta gama. "La demanda se mueve más ahora en gama media; los más baratos eran importados, y entre dólar y arancel, se encarecieron mucho. Por eso el volumen de mayor venta está hoy entre $ 6000 y los $ 10.000", agregó Greco.


Samsung, líder del mercado local, amplía su plan "Galaxy para siempre". "Permite entregar un celular anterior como parte de pago. Antes lo ofrecíamos sólo para los más caros, el S9 y S8; ahora también entrará el A8, para dar alternativas al consumidor cuando la financiación se encarece", destacó Bruno Drobeta, director Senior de Mobile de Samsung Argentina. Y está por relanzar la familia J (J4, J6 y J8) en la gama media, "con más especificaciones a un precio más económico al actual", dijo.


Fuente: El Cronista


Comentarios