País
Miércoles 21 de Marzo de 2018

La "bomba" que explotó en manos de Facebook y sus vínculos con Argentina

Cambridge Analytica, acusada de recopilar información de 50 millones de usuarios de la red social, tiene un domicilio en el barrio porteño de Retiro.

Cambridge Analytica es el nombre de la bomba que explotó en las manos de Facebook. La empresa del escándalo, vinculada a la red social de Mark Zuckerberg y cuyo CEO, Alexander Nix, ya fue suspendido, tiene conexiones con Argentina.
Cambridge Analytica está acusada de recopilar de Facebook información de votantes y, con esa data, influir en las decisiones a la hora de enfrentarse a las urnas. ¿De cuántos usuarios hablamos? "Nada más" que cincuenta millones.
El sitio web de Cambridge Analytica incluye entre las subsidiarias desparramadas por el planeta una dirección porteña: Arenales 951, Retiro, Ciudad de Buenos Aires.
En rigor, ese domicilio es apenas una fachada, una cáscara vacía que se vincula directamente con la sede central, en Inglaterra. El departamento de Retiro sirvió para poder ofrecer a los potenciales clientes una dirección en Argentina, pero todo el correo que llegaba al piso de calle Arenales se derivaba directamente a la casa matriz.
Alexander Nix dijo que su compañía tuvo un papel importante en la victoria electoral de Donald Trump. "Hicimos toda la investigación, todos los datos, todo el análisis y toda la orientación. Operamos toda la campaña digital, la campaña televisiva y nuestros datos informaron de toda la estrategia", declaró el director general de Cambridge Analytica en una reunión con un periodista de Channel 4 News que se hizo pasar por cliente de Sri Lanka y grabó en secreto lo conversado.
La cadena difundió las declaraciones, y el consejo de administración de Cambridge Analytica anunció la suspensión inmediata de Nix mientras se realiza una investigación independiente.
Como parte de su propuesta de venta, Nix dijo que la firma envió correos electrónicos con un "temporizador de autodestrucción" durante la campaña de Trump para hacer más difícil rastrear la participación de la compañía.
"Los mandas y, después de que han sido leídos, desaparecen dos horas después", afirmó Nix en la grabación difundida por Channel 4 News. "No hay evidencia, no hay rastro de papel, no hay nada".
El ejecutivo también señaló que las autoridades estadounidenses no investigan a sus clientes extranjeros porque "no tienen jurisdicción" para hacerlo.
En otro segmento de la investigación encubierta de Channel 4 News, Nix deja entrever que la compañía puede ensuciar la reputación de rivales políticos ofreciéndoles grandes cantidades de dinero o tentándolos para que se impliquen en situaciones sexuales comprometedoras. Nix insinuó que podrían difundirse videos incriminadores por internet.
Channel 4 también reportó que Mark Turnbull, otro directivo de Cambridge Analytica, afirmó que la compañía podría crear "organizaciones intermediarias" para que difundan materiales negativos sobre los candidatos de oposición en internet y las redes sociales.
Turnbull dijo que las "organizaciones caritativas o grupos activistas" eran útiles para ese propósito. Los materiales poco favorecedores podrían ser propagados por internet, pero sin marca ni otros elementos de identificación que pudieran conducir a Cambridge Analytica.
La compañía dijo que ha cumplido todas las normativas y que coopera con las autoridades británicas.

Comentarios