País
Viernes 17 de Noviembre de 2017

La Armada Argentina finalmente confirmó la búsqueda del submarino ARA San Juan

Esta mañana se iniciaron las operaciones para retomar las comunicaciones con el submarino y sus 44 tripulantes. La última posición conocida es en el Golfo San Jorge.

La Armada Argentina confirmó esta mañana que se iniciaron las operaciones para retomar las comunicaciones con el submarino ARA "San Juan", con el que se perdió contacto durante su tránsito desde la Base Naval Ushuaia a su apostadero habitual de la Base Naval Mar del Plata.

A través de un comunicado, la fuerza dependiente del Ministerio de Defensa, explicó que su última posición conocida en el área de operaciones es en el Golfo San Jorge, 240 millas náuticas (432 km) mar adentro.

"A tal efecto se le ha ordenado a todas las estaciones de comunicaciones terrestres a lo largo del litoral argentino, la búsqueda preliminar y extendida de las comunicaciones y escucha en todas las posibles frecuencias de transmisión del submarino", se afirmó.

Leé: Desapareció un submarino argentino con cerca de 40 tripulantes a bordo

En tanto, el Comando de la Fuerza de Submarinos con asiento en la Base Naval Mar del Plata y responsable de la ejecución del Plan SARSUB, ha tomado contacto con los familiares de los 44 tripulantes embarcados, a los efectos de mantenerlos informados del desarrollo de las operaciones de localización y los motivos de la pérdida de las comunicaciones, continuando con el protocolo previsto.

Los detalles del submarino ARA San Juan

El submarino ARA San Juan ingresó al Cinar en diciembre de 2008. Para reemplazar los motores fue necesario cortar el casco de la embarcación por la mitad con oxígeno-acetileno y separarlo en dos partes porque que no era posible sacar ni ingresar equipamiento por las pequeñas escotillas.

Se reemplazaron los 4 motores diesel MTU de 16 cilindros en V y 1200 Kw de potencia, que mueven una igual cantidades de alternadores de 4000 amperes. Asimismo, los motores eléctricos responsables del movimiento de la hélice recibieron un mantenimiento integral -que incluyó su desarmado completo, limpieza, medido, calibrado y posterior rearmado- con un reemplazo de los montajes que amortiguan la vibración del motor.

También se le realizó un replacado y la reparación integral de cada una de las 960 baterías que hacen funcionar al submarino y se repararon las válvulas y demás mecanismos.

La tarea de volver a unir el submarino, que se realizó a fines de 2011, entrañó complejidades desde el punto de vista técnico: no podía haber ningún error que comprometiera la vida y la seguridad de los tripulantes del buque.

Comentarios