San Juan 8 > País > Axel Kicillof

Kicillof: "Los que andan con la cacerola que vayan a ver cómo están los hospitales"

El gobernador bonaerense acusó a Horacio Rodríguez Larreta de "hacer campaña con la pandemia" y dijo que CABA es el epicentro de los contagios.

El mandatario bonaerense Axel Kicillof brindó este jueves una conferencia de prensa y adhirió a las nuevas restricciones anunciadas por el presidente Alberto Fernández para contener los efectos de la segunda ola de coronavirus. Desde la Casa de Gobierno provincial, sostuvo que el epicentro de la segunda ola de coronavirus es la Ciudad de Buenos Aires, afirmó que el sistema de salud “está saturado” y advirtió: “Estamos en una situación dos veces peor y tres o cuatro veces más rápida”.

“Estamos inmersos en una ola que sigue creciendo desenfrenadamente”, aseveró el gobernador. Ante esa situación, remarcó: “No puede ser que el virus vaya por ascensor y las medidas por la escalera”. ”El 29 de marzo, hace 15 días, el récord había sido 14 mil casos y el 6 de abril eran 21 mil, todo en una semana”, señaló.

Te puede interesar...

Las restricciones

Axel Kicillof afirmó que la Provincia “adhiere a las medidas que dictó el Presidente” y destacó que cuando se pide “coordinar” acciones con la Ciudad de Buenos Aires es porque “el virus no reconoce un lado u otro de la General Paz”. “El AMBA está en Fase 2″, indicó.

“Escuché hoy que se decía que las medidas que tomó el Presidente eran intempestivas o faltas de reflexión: es mentira. Es un intento grave, delicado y peligroso de utilizar políticamente un momento de angustia”, cuestionó.

De esta forma, desde este viernes a las 00:00 no se podrá circular entre las 20:00 y las 06:00 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) ni se podrán practicar actividades sociales, culturales, deportivas, religiosas y recreativas en lugares cerrados, como anunció el miércoles el Presidente.

Además, los comercios cerrarán sus puertas a las 19:00 y las actividades gastronómicas funcionarán en modalidad de “entrega a domicilio” desde el mismo horario. Todas las medidas regirán por dos semanas.

La decisión que generó más polémica fue la de suspender las clases presenciales en los tres niveles educativos desde el lunes y hasta el 30 de abril. Este jueves, más de 130 organizaciones reclamaron que se revise la medida y pidieron que se respeten los acuerdos políticos alcanzados hasta el momento.

Al respecto, Kicillof explicó que la suspensión de las clases presenciales se determinó no solo “por lo que pasa adentro de las escuelas”, sino también por “la circulación, lo que pasa antes y después”. “A mí no me van a correr con que a nosotros no nos importa la educación. En la Provincia, el período del gobierno anterior fue el primero en el que se cerraron escuelas”, lanzó.

Sostuvo que el Gobierno anterior “no invirtió en educación” y criticó que haya discontinuado el programa Conectar Igualdad. “Lo bien que nos habría venido ahora que lo hubieran seguido”, afirmó. “Estamos diciendo de volver 15 días a la virtualidad para bajar los contagios. Es una medida excepcional por tiempo limitado”, sostuvo el mandatario provincial.

La provincia de Buenos Aires es el territorio que más positivos acumula desde el comienzo de la pandemia: suma 1.130.148 de casos, de los cuales 12.891 se registraron en las últimas 24 horas.

Kicillof afirmó esta tarde que “el epicentro de la segunda ola de la pandemia es la Ciudad de Buenos Aires” y sostuvo que allí “el sistema de salud privado está saturado”, por lo que deriva pacientes a la Provincia.

“Esto no es ni un insulto ni una chicana. Los casos en todo el mundo se miden comparados con la población. La incidencia (cada 100 mil habitantes) en la Ciudad es de 623 casos y en la Provincia, de 340”, explicó. En ese sentido, apuntó contra el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta por “no hablar del sistema de salud privado, donde se atiende el 80% de la Ciudad”.

Afirmó que hay clínicas bonaerenses que actualmente están atendiendo a las personas que no consiguen camas en la Ciudad de Buenos Aires. “Cuando Larreta habla de camas, solo habla del sistema público”, remarcó Kicillof, quien aclaró que la Provincia “no va a rechazar a ningún paciente derivado”.

El mandatario provincial defendió las medidas anunciadas el miércoles por el Presidente y dijo que está “asesorado por los expertos más importantes de la Argentina”. En ese sentido, apuntó contra las críticas de la oposición y expresó: “Me parece de un oportunismo y muy vil cargar las tintas y generar odio en este momento”.

Dijo que “no es cierto el versito del consenso”, en relación al planteo del Gobierno porteño, que aseguró que no fueron consultados antes de anunciar las nuevas medidas. “Cuando la vez pasada los jefes de Gabinete estaban buscando ese consenso, en medio de eso lo que ocurrió es que el jefe de Gobierno firmó un comunicado de Juntos por el Cambio diciendo que estaban en contra de cualquier restricción. Están en campaña electoral”, aseveró.

“Pareciera que el único consenso es hacer lo que ellos quieren. Están haciendo política con esto. Me preocupa y me angustia porque la situación es delicada y porque los privados de la Ciudad tienen las terapias intensivas llenas”, agregó.

Apuntó contra Larreta al asegurar que pensó que “era diferente porque tiene responsabilidad de gestión” y afirmó: “Finalmente es igual a (Patricia) Bullrich y a (Mauricio) Macri”.

Por último, se refirió a lo que aclaró Fernández el miércoles durante el mensaje grabado sobre la potestad de las jurisdicciones de negociar vacunas. “La ley lo dice hace un montón. La provincia de Buenos Aires, desde julio del año pasado, salió a buscar vacunas no con un proveedor, con cerca de 10. Conseguimos por millones y obviamente hicimos lo que había que hacer: proporcionarle los contratos que hicimos al Gobierno nacional”, explicó.

“¿A qué nivel puede llegar la grieta? Un poco de cordura, estamos luchando contra una pandemia”, pidió el mandatario y concluyó la conferencia de prensa.