País
Domingo 10 de Marzo de 2019

Insólito: se fugó un asesino porque los policías que lo custodiaban se quedaron dormidos

El delincuente, que estaba internado en el hospital Evita, salió caminando por la puerta principal sin que su huida fuese advertida por ninguno de los tres efectivos que debían custodiarlo.

Uno de los cuatro delincuentes detenidos por el homicidio de Matías Villavicencio, el joven de 27 años que fue acribillado a balazos en la madrugada del 1 de enero tras resistirse al robo de su auto en Rafael Castillo, se fugó del hospital Evita donde estaba internado.

Se trata de Nahuel Nicolás Medina, de 22 años, quien escapó tras comprobar que, en una extraña coincidencia, los tres policías que debían custodiarlo se habían quedado dormidos. Primero le robó las llaves de sus esposas a la mujer policía que estaba junto a él en la habitación ante la pasividad de otro efectivo de seguridad que también dormitaba, y por último eludió al que estaba apostado en el patrullero. Como en una película, el delincuente salió por la puerta principal del hospital sin que nadie lo notara.


Medina, que estaba detenido e internado en la habitación 108 del hospital Simplemente Evita de González Catán desde el 12 de febrero, se encontraba bajo custodia de la oficial Valeria Villafañe quien no pudo explicar dónde estaba la llave que utilizó el preso para quitarse la cadena que tenía en uno de sus pies y emprender la fuga.


Junto a Villafañe en la habitación se encontraba el oficial Oscar Alacore, también dormido. Una tercera persona encargada de la custodia fue parte responsable de esta cinematográfica fuga: Natalia Silva, otra agente que debía permanecer en la habitación junto al resto de los efectivos decidió irse a dormir al patrullero.


El joven delincuente, conocido con el apodo de "Pela", ya tenía un pedido de captura activo desde el 30 de noviembre. Pese a ello, junto a Brian "Chapi" Román y Pablo "Cita" Arrieta, ambos de 19 años, asaltaron y asesinaron de dos disparos a Villavicencio.


A diferencia de sus compañeros, no estaba alojado en una celda sino en la habitación del hospital porque había resultado herido cuando lo detuvo la policía cuatro días después del asesinato.


Fuentes de la Policía informaron que los oficiales que no cumplieron con su deber y permitieron el escape del delincuente fueron desafectados de su cargo. Sin embargo, aún no hay imputaciones, mientras que se investiga si hubo complicidad en la huida. Por el momento se encuentran en la búsqueda del prófugo, dice el comunicado oficial.


Matías volvía de un boliche bailable junto a dos amigas cuando se resistió al robo de su vehículo. Los ladrones le dispararon dos veces ocasionándole la muerte.


Tras varios allanamientos, la DDI local logró dar con los tres autores materiales de este asesinato, a los que un cómplice, conocido como "Maikel", estaba escondiendo.


Durante el procedimiento se secuestró un revólver calibre 9 milímetros que sería el arma homicida, la pistola Bersa calibre 40 que le sustrajeron a la víctima, y una escopeta recortada calibre 12/70. También chalecos antibala de la Policía de la Ciudad, una gorra de la misma fuerza, funda de transporte, correaje y una tonfa.


Según los investigadores, existe una grabación privada en la que los homicidas quedaron registrados cuando escapaban de la escena del crimen.


La causa está caratulada como "homicidio agravado criminis causa (matar para ocultar otro delito) en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego", delito que prevé la pena de prisión perpetua. En el caso interviene el Juzgado de Garantías N° 5 de La Matanza.


(Fuente: Infobae)

Comentarios