País
Miércoles 24 de Enero de 2018

HIJOS cruzó a Massot por su llamado a la reconciliación

El diputado dijo: "Con los años '70 hay que hacer como en Sudáfrica". Desde la organización contestaron que busca confrontar con quienes piden memoria, verdad y justicia.

La agrupación HIJOS de Bahía Blanca repudió recientes declaraciones del diputado nacional Nicolás Massot (PRO), quien afirmó: "Con los años '70 hay que hacer como en Sudáfrica y llamar a la reconciliación".

"Massot ha salido abiertamente a hablar de reconciliación con los genocidas, en clara y abierta confrontación hacia quienes llevamos adelante los procesos de memoria, verdad y justicia", señaló la agrupación de derechos humanos en un comunicado.

En la declaración, HIJOS afirmó que la familia Massot es dueña del diario bahiense La Nueva Provincia, al que calificaron como un "pasquín manchado con sangre" por su apoyo a la última dictadura y por el secuestro y asesinato de los obreros gráficos Henrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, con actuación sindical en ese medio de prensa.

"Massot es un apellido que a los bahienses y a cualquier ciudadano no le pasa desapercibido. Toda la familia fue parte activa, junto con la Iglesia y el Poder Judicial, de los civiles que promovieron, arengaron y se beneficiaron de la dictadura genocida".

"Son los dueños del pasquín manchado con sangre La Nueva Provincia", acotaron sobre el diario del que es accionista Alejandro, padre de Nicolás, y director su tío Vicente, quien fue a juicio en una causa por delitos de lesa humanidad, pero recibió la falta de mérito.

En ese contexto, HIJOS sostuvo que "aún no han rendido cuentas" por los delitos de los que fueron víctimas Heinrich y Loyola, entre "los más de 35 casos por los que se imputa su participación y de la acción psicológica que emplearon para llevar adelante el terror en nuestra ciudad".

En el extenso comunicado, Hijos expresó también que "Massot en Bahía Blanca significa poder real e impunidad, significa haber sido parte de lo peor y más nefasto de la Argentina, durante el golpe y desde mucho antes también".

"El comparar y querer hacer creer que se pueda imitar un proceso como el de Sudáfrica, es una canallada, que es el doble de significativa, porque no dudamos de que el integrante más joven del clan Massot tiene la suficiente instrucción para saber que eso es inviable de todo punto de vista", agregaron.

Sudáfrica salió en 1992 del régimen racista del apartheid a través de una vía pactada que excluyó el enjuiciamiento de los responsables de masivos delitos de lesa humanidad cometidos contra la mayoría negra de la población y sus aliados.

Con esa limitación, la democratización de Sudáfrica fue liderada por Nelson Mandela, quien permaneció 27 años en una cárcel de máximo aislamiento antes de recuperar la libertad y ser elegido presidente en 1994.