San Juan 8 > País > tatuador

Habló la víctima del tatuador sanjuanino: "Mi vida sigue en riesgo"

"Nadie controla si cumple o no con la domiciliaria", advirtió Paula Sánchez Frega.

Te puede interesar...

La víctima lo denunció en 2017 y cuatro años más tarde el Tribunal condenó a Pioli, quien trabaja de tatuador. Recibió una condena de cinco años de prisión por el delito de “coacción y lesiones leves calificadas” en lo que fue una sentencia emblemática en la historia del derecho penal en Argentina. El Tribunal tuvo en cuenta la difusión de imágenes íntimas que hizo de su expareja a pesar de que la “sextorsión” no está tipificada como tal en el Código Penal.

Sin embargo, el hombre continuará bajo prisión domiciliaria hasta que la sentencia quede firme. La situación preocupa a su ex, quien es víctima de un calvario de muchos años y teme que nadie controle que su ex cumpla con la domiciliaria.

“Pioli es un violento y no me canso de decirlo. En varias oportunidades estuvo a punto de matarme y no lo logró. No quiero que pase. Seguirá en su casa sin custodia policial y mi vida seguirá en riesgo porque nadie controla si cumple o no con la domiciliaria”, dijo la joven en diálogo con un medio nacional.

Pese a que está conforme con la resolución judicial, la mujer admitió aún se siente en peligro. “Él debería estar en el penal en este momento. De acá a que quede firme la sentencia puede pasar un año y conmigo puede pasar cualquier cosa, no me siento segura. Ya pasé cuatro años encerrada, no puede seguir viviendo más tiempo así”, dijo.

Paralelamente, el sanjuanino que reside hace varios años en La Rioja también se expresó en redes sociales y dijo: “Son todos unos corruptos pagados. Delincuentes, pero acá pueden hacer lo que sea. Vamos a ver en la próxima instancia”. “No voy a bajar los brazos hasta no demostrar que esto fue un circo armado y pagado. Los fiscales, los jueces, la prensa! Todos corruptos”, añadió en su cuenta de Facebook.

Además, luego agregó: “Vegüenza, llamaron a alguien que iba pasando por ahí así lee la sentencia. Una burla total. Los jueces son los que deben leer la sentencia”.