Comscore

PAÍS

El Gobierno aseguró que la economía comenzó a recuperarse en mayo

El Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación presentó un informe que destaca la importancia del apoyo del Estado al sector privado y el comportamiento de los diferentes sectores.

La facturación real en algunos sectores de la economía cayó hasta el 30 por ciento como producto de la cuarentena por el coronavirus, pero este mes gradualmente la producción se está reactivando.

Así lo expresó el Ministerio de Desarrollo Productivo en un informe que presentó esta tarde, en el que destaca los programas de protección del Gobierno al sector privado y atribuye toda la crisis a la pandemia.

La cartera que conduce el ministro Matías Kulfas presentó un informe del Centro de Estudios para la Producción de esa cartera, que traza un diagnóstico global y sectorial de la economía 2020.

En el documento se explicó que “la pandemia provocó que la actividad económica se contrajera de un modo inédito a partir del 20 de marzo, cuando comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

“En marzo, la industria cayó 16,8% interanual, la mayor baja desde 2002. La construcción cayó 46,8%, la mayor caída desde por lo menos 1993. El empleo, de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), retrocedió 0,5% en ese mismo mes, la mayor contracción desde 2002. Los primeros datos de abril muestran caídas todavía mayores en sectores importantes (tales como autos, siderurgia, turismo, gastronomía, construcción y comercio), producto de que se trató del primer mes con cuarentena completa”, indicó el informe.

Además, señaló que “según datos de AFIP, en recreación y cultura (que incluye servicios ligados al esparcimiento, deportes y actividades culturales) y en hoteles y restaurantes, el 67% del sector registró caídas mayores al 30% real interanual en el período que va del 12 de marzo al 12 de abril. Este porcentaje oscila entre el 51 y el 57% en la industria, transporte y comercio”.

Sin embargo, el informe aclaró que “todo indica que los cuarenta días comprendidos entre el 20 de marzo y fines de abril fueron el piso de la actividad económica y que en mayo gradualmente la producción se está reactivando”.

“Diversos indicadores van en esa dirección. En primer lugar, durante las dos primeras semanas de la cuarentena el 43,1% de los asalariados formales del sector privado estuvo potencialmente habilitado para circular. Ello se explicó mayormente por las cadenas agroalimentarias, la producción de medicamentos y energía, el transporte de bienes esenciales y servicios tales como telecomunicaciones y salud”, indicó el informe.

“Con el correr de las semanas, nuevas actividades fueron incorporándose a las exceptuadas de la cuarentena, de modo que actualmente el 66,4% del empleo privado formal se encuentra potencialmente habilitado para trabajar en las empresas”, se explicó.

La cifra “es decididamente menor (52%) en el Área Metropolitana de Buenos Aires, que aún se encuentra en la fase 3 de la cuarentena, y mucho mayor en provincias como Corrientes, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Salta, San Juan y Tucumán, en donde supera el 80%”.

Por otra parte, destacó que “el camino hacia la normalización económica se visualiza en otros indicadores. Por ejemplo, la demanda de energía eléctrica en la industria también está mostrando una creciente reactivación”.

“De acuerdo a CAMMESA, la demanda energética de las grandes firmas productoras de materiales para la construcción cayó 93,7% en la semana posterior al 20 de marzo. Hoy esa caída, comparada contra la semana previa a la cuarentena, es del -34,9%”, destacó.

“En las grandes empresas productoras de papel y madera, la demanda energética -tras caer 37,2% en los primeros días de la cuarentena- está hoy en niveles similares a los de mediados de marzo”, afirmó.

“Las industrias metálicas también están teniendo mayor actividad respecto a la de fines de marzo: hoy demandan 46,1% menos que en la pre-cuarentena (cuando esa cifra era -80,9% en los días posteriores al 20 de marzo). Cifras similares se observan en las grandes firmas textiles (hoy -49,9% respecto a la precuarentena, cuando tras el 20 de marzo esa cifra era de -84%)”, agregó.

(Fuente: Infobae)