País
Viernes 16 de Febrero de 2018

Funcionario del Gobierno Nacional fue acusado de ocultar U$S 1,2 millones en Andorra

En su defensa, el funcionario aseguró que "Line Action LTD está radicada en Londres, está perfectamente en regla según las leyes británicas y paga sus impuestos"

El subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, aseguró que es una "información falsa" la noticia difundida por el diario español El País que lo acusa de ocultar 1,2 millones de dólares en Andorra y aclaró que no obtuvo "compensación alguna por parte de la empresa" que se menciona como responsable de esos fondos.

"La información en la que se me acusa de haber ocultado un millón de dólares es falsa ya que no obtuve compensación alguna por parte de la empresa mencionada. Ni sueldo, ni honorarios, ni dividendos. Ni durante ese período, ni tampoco posteriormente. Por esta razón es que no tuve ingresos que declarar en la Argentina", afirmó Díaz Gilligan en declaraciones a la agencia Télam.

El diario español El País publicó que Díaz Gilligan "ocultó 1,2 millones de dólares (980.000 euros) en una cuenta en la Banca Privada d'Andorra" a nombre de la empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol Line Action, en la que se mantuvo hasta el 3 de noviembre de 2014, cuando fue nombrado director general de Turismo y vendió esa sociedad que se nutría "de transferencias de clubes de fútbol de Uruguay".

En su aclaratoria, el funcionario aseguró que "Line Action LTD está radicada en Londres, está perfectamente en regla según las leyes británicas y paga sus impuestos", y aclaró que "no es una sociedad offshore".

Sobre su vínculo con la sociedad titular de los fondos en Andorra, el funcionario explicó que asumió en 2012 como director "por solicitud de los titulares de la firma GolTV, en la cual me desempeñaba entonces como asesor" y que el "vínculo con esta empresa finalizó en 2014", debido a su "nombramiento como director de Promoción Turística del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires".

"A partir de mi salida, en 2014 asume la titularidad de la firma Francisco Casal, quien continúa las actividades de la sociedad, haciéndose cargo de los activos y pasivos de la misma", agregó Díaz Gilligan a esta agencia.

En declaraciones a El País, el funcionario también hizo su descargo y relató cómo llegó a la sociedad en cuestión.

"Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo", explicó.