Submarino ARA San Juan desaparecido
Miércoles 06 de Junio de 2018

Este es el argentino que fundó la empresa española que buscará al ARA San Juan

Marcelo Devincenzi se recibió de geólogo en la Universidad de Buenos Aires y luego viajó a España a especializarse en geología del mar y creó su firma.

Marcelo Devincenzi tiene 62 años. Sus primeros 28 los pasó en la Argentina, donde se recibió de geólogo en la Universidad de Buenos Aires. El resto los lleva en España, donde se especializó en estudios sobre el mar y fundó la empresa Igeotes, que aún hoy dirige y que lo traerá de nuevo a trabajar en su tierra. Es la única que pasó el proceso de selección para llevar adelante la búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre de 2017 con 44 personas a bordo.

La noticia de que sería Igeotest Geociencias y Exploraciones S.L la que tendrá 100 días para tratar de encontrar al submarino y no las dos estadounidenses que más se mencionaban, puso el foco sobre la compañía de bandera ibérica que, en un principio, fue criticada por los familiares de los tripulantes desaparecidos que, tras conocer la historia y hablar con Devincenzi, comenzaron a depositar su confianza en él y su equipo.


Intercambio de e-mails y llamadas telefónicas con los familiares sirvieron para comenzar a forjar un lazo que era inexistente hasta el viernes último, cuando se conoció que su firma había sido la preadjudicada para aportar los Vehículos Autónomos Submarinos (AUV por su sigla en inglés).


"Soy Marcelo Devincenzi, fundador y director de Igeotes. Fue un gusto hablar ayer contigo. Como has visto, soy argentino, como tú y todos los afectados por este tema tan triste y que tanto dolor ha causado y causa aún", comienza su mail de respuesta a uno de los familiares de los tripulantes que vive en España.


El mensaje agrega: "Quiero repetirte que tanto yo mismo, como todo el equipo de Igeotest, está total y absolutamente comprometido con este tema. Para nosotros, este es un asunto que va mucho más allá de los aspectos puramente técnicos. Asumimos un compromiso personal con todos los afectados, incluyendo por supuesto, a los familiares, amigos y compañeros de los tripulantes del ARA San Juan".


Tras explicarle por qué en esta etapa de la contratación, que aún puede ser impugnada, no le puede brindar todos los detalles, Devincenzi cierra: "Te ruego que transmitas tranquilidad a todos. No es cierto lo que se está diciendo sobre que los equipos no están disponibles, ni que no tengamos experiencia. Pero no voy a entrar en estas cuestiones, no está bien que yo lo haga. Nosotros estaremos siempre a vuestro servicio y al servicio de toda la sociedad, en caso de hacer el trabajo". En la firma trabajan más argentinos, además del fundador.


"Tenemos los medios y la capacidad técnica para hacer la búsqueda en tiempo y forma" fue una de las frases que dejaron trascender desde la firma, que prefiere no hablar en público hasta que no termine el proceso de contratación.


Los antecedentes de Igeotest


El fuerte de la empresa es el estudio del terreno, es decir del fondo del mar. Del suelo y subsuelo. Hace investigaciones geofísicas que se aplican en la industria petrolera, cables marinos, puertos y energía eólica offshore, entre otras. Uno de sus trabajos, según reconstruyó LA NACIÓN, fue rastrear bombas sin detonar de la Segunda Guerra Mundial en las costas de Normandía, donde se buscaba instalar un parque eólico offshore.


Los pasos que siguen para que la contratación quede firme serán esperar a que se termine el plazo de impugnaciones, este fin de semana, y luego se llevarán adelante reuniones entre el Gobierno y la empresa para definir las fechas en las que se podría comenzar con la búsqueda.


La firma española aseguró que tiene disponible los AUV. Ayer se hicieron las primeras pruebas de navegación del ARA Austral, el buque oceanográfico del Conicet, que será modificado y que se utilizará para trasportar los equipos y personal a la zona de búsqueda.


Diferentes fuentes con acceso al expediente indicaron que las tareas podrían comenzar en agosto, tras la adaptación del caso del Austral.


(Fuente: La Nación)

Comentarios