País
Martes 26 de Septiembre de 2017

El "pata" Medina se atrincheró y los afiliados custodian la sede gremial

El gremialista de la UOCRA enfrenta una imputación por extorsión contra el Estado. "El movimiento obrero tiene que estar unido para dar la batalla necesaria", advirtió en el balcón del edificio sindical.

En resguardo de una posible detención por parte de la Gendarmería, en una causa federal por "extorsión" tramitada en los tribunales de Quilmes, el secretario general de la UOCRA seccional La Plata, Juan Pablo "Pata" Medina, se encuentra virtualmente atrincherado en la sede gremial de la avenida 44, a seis cuadras de la Gobernación, con la guardia callejera de un millar de afiliados que cortaron el tránsito, queman neumáticos y sostienen la protestas con bombas de estruendo.


Medina salió al balcón de la sede gremial y advirtió: "Si quieren al Pata preso, ¡Que vengan!". "Hoy vienen por el Pata, y mañana van a venir por ellos también" por eso "el movimiento obrero tiene que estar unido para dar la batalla necesaria", fue la convocatoria.


"Es triste que un presidente democrático (por Macri) dio la orden al Gabinete para que trabaje para armar una causa al Pata" y cuestionó al ministerio de Trabajo bonaerense, porque "está trabajando con causas que no tienen fundamento", insistió el gremialista.


El piquete sindical comenzó anoche. Víctor Horte, abogado defensor de Medina argumenta que está en proceso una "maniobra" política detrás del caso judicial. La fiscal federal de Quilmes, Silvia Cavallo, le imputa una presunta extorsión contra el Estado nacional, por la irrupción a los tiros de un grupo de la UOCRA platense en un obrador que trabaja para la electrificación del Roca, en la estación Pereyra y que en ese momento estaba ocupado por personal de la UOCRA, seccional Florencio Varela. Ese episodio paralizó por completo las obras y obligaba a modificar el presupuesto original. Entonces, la empresa concesionaria, Coninsa, el 6 de septiembre, planteó esta situación de enfrentamiento a balazos entre facciones del sindicato, que culminó –según la afirmación empresaria- con la apropiación el lugar por parte del "Pata" Medina. Sus colaboradores admitieron ayer que hubo "algunos insultos y empujones", que limitaron a "temas de incumbencia sobre la obra". Desmintieron los tiros y quitaron responsabilidad que "el tren todavía no pare en tal o cual estación".


No obstante, Coninsa SA y el ministerio de Transporte nacional, a cargo del plan de reconversión eléctrica del ramal Vía Quilmes de la línea Roca, denunciaron que el copamiento de los gremialistas platenses impide retomar los trabajos.

Es el conflicto en superficie. Por debajo, está la pelea que trasciende un obrador. El gobierno nacional y la administración de María Eugenia Vidal están decididos –como adelantó Clarín- a intervenir el gremio, como en su momento lo hizo con el SOMU de Omar "Caballo" Suárez, ahora preso. En la UOCRA platense perciben que con el "Pata" hay un objetivo oficial de prisión. Todo en medio de una campaña electoral caliente, donde pesan los antecedentes: Medina apoyo la presidencial de Daniel Scioli en 2015. Con el ex gobernador y el intendente Pablo Bruera tenía firmado un pacto de "paz social", aún en condiciones extremas como fue la parálisis total de 500 obras en La Plata o las batalla campales también en el cruce ferroviario de Gonnet, cerca de Pereyra adonde en este momento apunta la Justicia.


En las recientes PASO, Medina respaldó la candidatura de Cristina Fernández (Unidad Ciudadana) y juega fuerte en ese espacio. Hace unos días, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, interrumpió una recorrida por obras hidráulicas de la capital bonaerense cuando recibió un mensaje desalentador: "Decile que no venga por acá porque lo vamos a cagar a piedrazos". El remitente, según después comentaron los visitantes, venía de una asamblea en un obrador de la UOCRA.


Ese fue uno de los disparadores que precipitan la embestida oficial. El contexto de la estrategia, además, es el avance de la gestión Macri con sectores de la CGT para la discusión de temas como el programa de atención medica en el vector público y de las obras sociales para trabajadores sin cobertura. Excluye las huelgas sistemáticas. En ese esquema no entra Medina. Sí, en cambio, el secretario general del gremio, a nivel nacional, Gerardo Martínez.


Pero, el componente político local se lleva su parte: Medina está enfrentado con el intendente platense Julio Garro, a quien le atribuye haber aumentado la planta de personal en 20% y querer manejar la obra pública de manera arbitraria.


Cerca del mediodía, los manifestantes de la avenida 44, en La Plata, esperaban la palabra de Medina y advertían que "si quieren llevarlo preso vamos a resistir la medida".

(Fuente: Clarín)

Comentarios