San Juan 8 > País > gobierno

El Gobierno negocia con tres laboratorios el envío de mini lotes de vacunas

La falta de acuerdo con el laboratorio Pfizer por la provisión de vacunas contra el coronavirus volvió a colarse en la discusión pública luego de que un grupo de diputados del bloque del PRO le pidieran al Gobierno modificar la legislación actual para que la firma internacional finalmente acepte enviar dosis hacia la Argentina.

La solicitud de la oposición se produjo en medio de las críticas a la Casa Rosada por los retrasos en el plan de vacunación y la escasez de sueros en el país. Los legisladores sostuvieron que las dosis de Pfizer se convertirían en una opción más para agilizar el proceso de inmunización de la población. Sin embargo, según pudo saber TN.com.ar de altas fuentes del Gobierno y el Ministerio de Salud, la posibilidad de retomar las conversaciones con la firma internacional, son, por ahora, escasas.

Te puede interesar...

Los motivos por los que la Argentina no logró sellar un acuerdo con Pfizer aún son un misterio. El Gobierno no informó de manera oficial cuáles fueron los desacuerdos que impidieron que el país pudiera firmar contratos como los que ya rubricaron naciones vecinas como Chile y Brasil. Las diferencias entre las partes se mantienen y en la gestión de Carla Vizzotti reconocen que “es muy difícil” avanzar en en un posible acuerdo. Las prioridades de la Casa Rosada transitan otros caminos: agilizar las entregas de Sputnik V y aprobar el uso de la vacuna de Sinopharm en personas mayores de 60 años, lo que podría ocurrir antes del fin de semana. Las autoridades chinas ya enviaron la documentación y el visto bueno de la ANMAT es inminente.

En este contexto, de manera sigilosa, el Gobierno se apresta a cerrar contratos con otras firmas internacionales. No serían acuerdos por grandes lotes sino “compras chicas”, de unas 100 mil dosis. “Son convenios por compras específicas, no por millones de vacunas. Se paga solo cuando se entregan”, aclaran. La información se maneja bajo estricta reserva pero este medio accedió a detalles de esas conversaciones.

Los motivos detrás de la falta de acuerdo con Pfizer

La cuestión se remonta a octubre pasado. La Argentina sancionó en el Congreso una ley de vacunas a través de la que aceptó hacerse responsable material por las consecuencias no deseadas, excepto que Pfizer incurriera en negligencia. Este término disgustó a las autoridades de la compañía, que lo consideraron un concepto muy ambiguo. Entendieron que de esa forma se abría un escenario de posibles demandas hacia la firma y pidieron anular ese punto.

Además, según pudo saber TN.com.ar de altas fuentes del Ministerio de Salud de la Nación, el punto de conflicto también se centra en que el laboratorio internacional habría pedido que el país responda con bienes/activos soberanos ante posibles incumplimientos. “Esto fue muy criticado en todo el mundo, habría que revisar el contrato que firmaron otros países pero a nosotros no nos pareció adecuado poner en juego el patrimonio del Estado”, explicaron a este medio. Para enmendar esta situación el Gobierno ofreció un seguro de caución en los Estados Unidos que la firma rechazó. Estas fueron las “condiciones casi inaceptables” de las que habló Ginés González García antes de dejar el ministerio por el escándalo de la vacunación VIP.

En otras palabras, para llegar a un acuerdo el país debería modificar la ley de vacunas que sancionó en octubre pasado. “Para el volumen de vacunas que necesita el país, no entendemos que Pfizer sea una solución, a los países de la región les entregó muy poco por eso Chile empezó a vacunar con la de Sinovac”, se defienden en el Gobierno, que adelantan que no retomarán, en lo inmediato, las negociaciones con esa firma.