País
Martes 08 de Enero de 2019

El empleo privado cayó un 2,3% en 2018 y cerró la peor marca de la última década

La pérdida de puestos laborales se siente en la construcción, y también en los sectores del comercio, la gastronomía y la industria

El empleo registrado del sector privado se desplomó en 2018, de acuerdo con la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) publicada por el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

La estadística muestra el sensible retroceso que experimentan los distintos rubros privados, y que representan como mínimo más de 3.000 puestos formales perdidos, pese a que la estadística permite ocultar parcialmente el incremento de la desocupación, con la incorporación de los monotributistas como nueva categoría de empleo.

En el país, el trabajo registrado disminuyó un 2%, mientras que en relación a octubre la caída fue de 0,1%.

El informe revela que el retroceso en el Gran Buenos Aires fue del -2%; Gran Córdoba (-3,6%), Gran Mendoza (-1,5%), Gran Rosario (-1,1%), Gran Resistencia (-4,2%), Gran Tucumán (-2,6%), Gran Jujuy (-2,2%), Gran Mar del Plata (-1,4%) y Gran La Plata (-2,1%). Por su parte, solo el Gran Santa Fe (+0,5%) y Gran Bahía Blanca (+0,3%) mostraron un comportamiento positivo. La EIL –programa estadístico que releva mensualmente y de forma permanente la cartera laboral, desde 1996– abarca a 12 centros urbanos.

Las ramas que más sintieron la baja fueron la construcción, la hotelería-gastronomía, y también el comercio y la industria. La recesión, la caída de ventas, el achicamiento del mercado interno y el ajuste de las cuentas públicas, son los distintos causales esgrimidos por los sindicatos, al observar y explicar la caída de puestos de trabajo.

Así, el 2018 cerró con muy malas estadísticas de pérdidas de empleo –la peor marca en 10 años–, y reducción de altas, en un año que tuvo una devaluación de la moneda del 100%, una inflación del orden del 48% y una marcada caída del consumo interno –con ventas minoristas en caída de 12 meses ininterrumpidos–. La recesión golpea cada vez más fuerte en los sectores asalariados, pero a su vez condiciona el futuro del mercado laboral.

"El 2018 es un año que nos ha marcado profundamente y que va a ser histórico, en función de la lamentable situación que han soportado los trabajadores, no solamente por la imposibilidad de que los salarios alcancen a la inflación sino fundamentalmente por la pérdida de puestos de trabajo", dijo a UNO el titular de la seccional local de la Unión Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra) Hugo Permayú.

Si bien el dirigente apuntó que puede ocurrir que este verano haya más movimiento en el país, eso no implica que se pueda recuperar "la inmensa pérdida que hemos tenido este año".

Por su parte, el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) Walter Doronzono, reconoció que el sector ha tenido una pérdida de empleo interanual en la provincia, del 12%, lo que supone más de 1.000 puestos.

"Tenemos que tener la esperanza que a través de la política estas cosas se revean", apuntó.

Caída por ramas

* Construcción: -8,2%.
* Comercio, restaurantes y hoteles: -3,3%.
* Industria manufacturera: -2,8%.
* Transporte, almacenaje y comunicaciones: -2,6%.
*Servicios financieros y a las empresas: 0,2%.
* Servicios comunales, sociales y personales: 0,1%.

Comentarios