País
Miércoles 16 de Mayo de 2018

El dólar repuntó sobre el final y cerró a $24,80 este miércoles

Sin intervención del Banco Central de la República Argentina, la divisa subió 12 centavos.

Compras cerca del cierre de las operaciones en el mercado mayorista impulsaron al dólar, que cerró un peldaño arriba de los valores del martes.

En bancos y casas de cambio la divisa de EEUU subió 12 centavos, a $24,80 para la venta y $23,78 para la compra.


En el circuito mayorista finalizó con alza de 19 centavos (+0,8%) en el máximo nivel de la rueda, a $24,29, y aún debajo de los 25 pesos que fijó el Banco Central esta semana, con una gigantesca postura vendedora de USD 5.000 millones.


La entidad monetaria no intervino en la rueda, que concluyó con notoria caída del monto negociado: USD 705,2 millones en el segmento de contado (spot).


En futuros se operaron escasos USD 6 millones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y USD 881,8 millones en el ROFEX, donde los contratos para fin de mes cedieron a $24,56, y diciembre de 2018, a 29,30 pesos.


"La divisa a nivel mayorista sigue más calma tras los resultados obtenidos en la renovación total de las LEBAC y la emisión relámpago de los Bonos del Tesoro que de inmediato aliviaron presiones cambiarias, mientras el carry-trade táctico busca revancha", consideró Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.


Ante un abultado déficit fiscal y en momentos en que el Gobierno busca financiamiento ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), el dólar acumula en mayo una ganancia de 19 por ciento.


En el mercado paralelo el dólar "blue" se está ofreciendo a 24,50 pesos.


Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA Capital, precisó que "fueron los inversores del exterior dieron el puntapié inicial. El detonante de la corrida contra el peso fue la entrada en vigencia del impuesto a las LEBAC para tenedores extranjeros. El desarme de estos activos generó tales presiones en el mercado cambiario que ni siquiera pudieron ser contenidas con tasas de interés del 40% anual ni ventas del orden de USD 6.000 millones. El contagio al resto de los instrumentos locales no tardó en llegar".


Sin embargo, Persichini advirtió que "el grueso de la 'culpa' de la corrida lo encontramos puertas adentro", con "desequilibrios macroeconómicos latentes" e "impericia en la política económica" potenciados por el cambio de metas de inflación el 28 de diciembre.


La plaza financiera registró una extrema volatilidad en las últimas semanas, lo que llevó al Gobierno a iniciar negociaciones con el FMI para obtener un crédito con el objetivo de llevar estabilidad a sus mercados.


"El acercamiento al FMI busca tanto recomponer la imagen de confianza de los inversores como obtener una línea de crédito con costo inferior al del mercado", añadió Persichini, de GMA Capital.


El BCRA renovó la totalidad de la deuda que vencía, pero subió la tasa de colocación de sus títulos LEBAC a corto plazo a 40% desde el 26,3% previo. El resultado de la licitación era considerado clave por el mercado financiero tras la fuerte depreciación del peso en las últimas sesiones.


El organismo monetario detalló que las propuestas alcanzaron a 630.408 millones de pesos y se adjudicaron $620.930 millones (USD 25.765 millones). El resultado implicó la renovación total del vencimiento que era de $615.877 millones y una suba en el stock en circulación por 5.052 millones de pesos.


Los analistas de Research for Traders explicaron que "frente a este panorama, la entidad monetaria recibió un fuerte apoyo del mercado, poniendo un freno a la corrida cambiaria de las últimas tres semanas, a través de su intervención con una oferta de USD 5.000 millones en las últimas dos jornadas a un precio de 25 pesos".


Fue crucial para llevar calma al mercado de cambios la garantía de divisas que significó una exitosa colocación de bonos encarada por el Ministerio de Finanzas.


El ministro Luis Caputo informó la colocación de dos bonos del Tesoro en pesos a tasa fija a cinco y ocho años por un total de $73.249 millones (equivalentes a más de USD 3.000 millones). La colocación del bono del Tesoro a 2023 fue por $36.872 millones a una tasa del 20% anual, y la del bono a 2026 de plazo alcanzó los $36.378 millones, a una tasa del 19 por ciento. El ministro de Finanzas reiteró que no realizará ninguna emisión de deuda internacional este año y que posiblemente tampoco sería necesario en 2019.


Según el Índice de Condiciones Financieras elaborado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), junto con la consultora Econviews, el "desarme global significó una fuerte volatilidad cambiaria, con pérdida de reservas, suba de tasas de interés, un salto en el tipo de cambio y una suba en el riesgo país".


"A las vulnerabilidades estructurales de Argentina, como el alto déficit fiscal, además se le sumaron factores coyunturales, como la discusión en el Congreso y también en el seno del Gobierno respecto a la política tarifaria, la entrada en vigencia del impuesto a la renta financiera para los inversores no residentes y la demora en la aprobación de la reforma al mercado de capitales", según el estudio.


(Fuente: Infobae)

Comentarios