País
Martes 16 de Abril de 2019

El día que anuncian el pico de inflación el Gobierno autorizó elevar en $16.613 millones el gasto público

El año electoral parece pesar más que la aceleración de la suba de los precios al consumidor, y por eso, a través de una Decisión Administrativa los ministros Marcos Peña y Nicolás Dujovne firmaron un incremento del Presupuesto para el resto del año.

Pese a las recomendaciones de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, de no interrumpir el proceso de ajuste fiscal, cuando a fines de la semana anterior, después de haber firmado el cuarto desembolso por USD 10.835 millones del acuerdo stand-by del acuerdo rubricado en junio de 2018 y ampliado en octubre, dijo en un mensaje que parecía dirigido a los "presidenciables" de la oposición, los ministros Marcos Peña, en su calidad de Jefe de Gabinete, y Nicolás Dujovne, al frente de Hacienda y Finanzas, firmaron con fecha de ayer, que se publica en el Boletín Oficial de esta mañana, la Decisión Administrativa 288por la que habilitan a varias jurisdicciones a incrementar sus decisiones de gasto público en lo que resta del año.


Se sabe que las arcas públicas carecen de caja, y por eso el Tesoro debió solicitarle al Fondo la autorización de la subasta de hasta USD 9.600 millones del último desembolso, para poder afrontar gastos corrientes. Sin embargo, eso no impidió que en el día previo a que el presidente Mauricio Macri se prepare para anunciar medidas paliativas a la recesión que afecta a la economía en su conjunto, los ministros aprobaron elevar la autorización de gasto en $16.613 millones, pese a contar con recursos extraordinarios a los originalmente proyectados por apenas $664 millones.


De ahí que salvo que se subejecute parte del Presupuesto, en particular en lo referente al uso de la caja, el 2019 cerrará con un déficit primario y final de más de $15.949 millones respecto al monto actualizado hasta ayer, por otras decisiones administrativas, según se desprende de la suma de las partidas de las 192 planillas anexas a la norma de marras.


En los considerandos de la D.A. 288 se resalta la necesidad de "reforzar los créditos vigentes de la Procuración General de la Nación, con el objeto de atender gastos en personal correspondientes a la Unidad Fiscal para la Investigación de delitos, cometidos en el ámbito de actuación del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados".


También el Presupuesto de la Administración de Parques Nacionales, así como el presupuesto del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, ambos "financiados con fondos provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo".


Pero una de las partidas que sobresale es el incremento del presupuesto vigente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, "con el objeto de afrontar gastos relativos al desarrollo de las Elecciones Primarias, Abiertas, Obligatorias y Simultáneas (PASO) y de las elecciones generales del presente año; de dar cumplimiento a la transferencia destinada al Fondo Partidario Permanente, correspondiente a los créditos no utilizados en el Ejercicio 2018″, con $6.115 millones, pero en las planillas anexas se especifica que se destinarán al "Apoyo para el Desarrollo de la Infraestructura Educativa".


Aunque el principal ítem es el referido a la "Asistencia Financiera a Empresas Públicas", por $7.496 millones.


Mientras que al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto se le reconocieron partidas adicionales por $1.566 millones "para poder llevar a cabo la organización de la 54a Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común y Cumbre de los Estados Partes del Mercosur y Estados Asociados 2019; y atender los mayores costos originados en la variación del tipo de cambio".


Por el contrario, se dispuso recortar la partida destinada al Ministerio de Transporte en $1.539 millones, prevista para el "Fortalecimiento de la Red Autopistas Federales – Plan Nacional Vial – Fase 1", principalmente.


En Hacienda buscarán una vez más relativizar la gravedad de la medida que autoriza aumento de gasto público, cuando las recomendaciones de política y las metas objetivo son de achicar el déficit fiscal primario, más aún cuando crece fuertemente el financiero, por los mayores intereses de la deuda pública, porque siempre está el recurso de subejecutar "la autorización, no el mandato" de gastar.


Sin embargo, el veredicto está en los mercados, que a través de la suba del índice de Riesgo País a más de 800 puntos básicos, comenzaron a descreer de la capacidad de cumplimiento de las metas con el FMI. Esta DA 288 parece contribuir poco a revertir esa convicción.


Fuente: Infobae

Comentarios