País
Viernes 08 de Febrero de 2019

El contador de los Kirchner confesó que Oyarbide manipuló una pericia para cerrar la causa por enriquecimiento ilícito

El histórico contador del ex matrimonio presidencial declaró como arrepentido ante el fiscal Carlos Stornelli. Aseguró además que Daniel Muñoz y sus testaferros movieron más de 70 millones de dólares.

Víctor Manzanares, el histórico contador del matrimonio Kirchner, reveló ante el fiscal Carlos Stornelli que el ex juez Norberto Oyarbide manipuló la pericia que le permitió sobreseer a Néstor y Cristina Kirchner, pese a que registraron un incremento patrimonial de 158 por ciento sólo en 2008. Relató cómo el entonces juez le dio instrucciones sobre cómo debía hacer la pericia de la defensa. Esa pericia fue usada luego por Oyarbide para firmar la declaración inocencia de los Kirchner pese a la millonaria fortuna que reportaban, dijeron a Infobae fuentes judiciales.

Manzanares fue por más: aseguró que Daniel Muñoz, su esposa Carolina Pochetti y sus testaferros movieron mucho más dinero que los 70 millones de dólares que se detectaron a través de 16 inmuebles en Nueva York y Miami. "Dio detalles de más inversiones, más sociedades y mucho más dinero del que tenían en la mira hasta ahora los investigadores", señalaron las fuentes consultadas.


Se trata de parte del aporte que hizo Manzanares en su declaración como imputado-colaborador, que fue firmada anoche con el fiscal Stornelli y que aún debe ser homologada por el juez Claudio Bonadio.


Manzanares no es cualquier personaje a la hora de arrepentirse en la causa de los cuadernos. Manejó los números de la familia Kirchner al detalle desde Santa Cruz, tanto cuando vivían en la provincia como cuando pasaron a ocupar la Casa Rosada entre 2003 y 2015.Está preso desde julio de 2017 por orden del juez Bonadio en la causa Los Sauces porque habría ordenado depositar dinero en cuentas que no estaban reportadas al juzgado y así generó sospechas sobre su intento de manipular el dinero fuera de los embargos.


Está imputado en la megacausa de los cuadernos de la corrupción, a través del capítulo que analiza los 70 millones de dólares que lavó Muñoz y sus testaferros a través de la compra de 16 de propiedades en Miami y Nueva York que, luego, se apuró a vender para intentar eliminar la ruta del dinero. Lo hizo a través de un enjambre de sociedades. En una de esas sociedades, que no intervino en operaciones en Estados Unidos, pero sí en Argentina, aparece Manzanares. Muñoz y Manzanares se conocían del estudio contable que el padre de Manzanares tenía en Río Gallegos.


Aunque todavía su declaración permanece bajo reserva porque hasta no ser homologada por el juez no integra aún la causa, Manzanares habló durante seis horas el martes y once horas el jueves. Sus abogados defensores, Roberto Herrera y Alejandro Baldini, consiguieron que el fiscal Stornelli aceptara a Manzanares entre la lista de los acuerdos de imputados-colaboradores. Al término de las audiencias, festejaron como si tratase de una tarea titánica. Es que ya habían intentado una gestión similar a fin del año pasado pero los aportes de Manzanares no sirvieron. Ahora, fueron con la decisión de aportar más información. Habrá que ver si sus aportes pasan las exigencias del juez Bonadio.

Por lo pronto, las fuentes señalaron que Manzanares habló de la plata de Muñoz. Pero habló de "mucho más dinero", no solo de los 70 millones que la fiscalía tiene detectado en Estados Unidos. "Dio una descripción pormenorizada de los fondos inyectados por Muñoz en distintas inversiones inmobiliarias, petroleras, farmacéuticas, agropecuarias y aeronáticas que no aparecían hasta ahora en la causa", señalaron las fuentes. Relató en forma detallada cómo se hacían el traslado de fondos para lavar el dinero y aportó los nombres de tres sociedades hasta ahora desconocidas en la causa, que no aparecían en el entramado investigado en el expediente, se añadió.


Fuente: Infobae

Comentarios