País
Miércoles 17 de Enero de 2018

El andinista que se perdió en Bariloche fue rescatado gracias a un perro de venteo

A pesar del trabajo de los rescatistas, finalmente un can fue clave para encontrar a Joaquín tras 10 días de búsqueda.

Un perro que formaba parte de los equipos de rescate que buscaban al andinista Joaquín Santos fue clave para dar con el joven de 28 años.

Santos era buscado en los alrededores de Bariloche y fue encontrado este martes con vida y en buen estado de salud cerca del Cerro Tronador, tras 10 días sin rastros.

El joven de origen bonaerense estaba de vacaciones y había sido visto por última vez el sábado 6 de enero, cuando empezó a recorrer un sendero hacia Pampa Linda, a 80 kilómetros de Bariloche, aunque nunca llegó a su destino.

El fin de semana se habían intensificado los operativos de búsqueda y los equipos comenzaban a perder el optimismo. Martín Raffo, integrante de la Comisión de Auxilio del Club Andino, admitió que las hipótesis "no eran las mejores" debido a las condiciones del terreno.

Jorge, un rescatista enviado por el gobierno de Córdoba, agregó que los rastrillajes avanzaron hasta zonas "muy complicadas". Sin embargo, fue su compañero Konna, un pastor alemán, quien concretó el encuentro.
andinista 1.jpg

Konna registró olores "que hicieron poner la piel de gallina" a los rescatistas, describió Jorge. El diario Río Negro agrega que ante la reacción del animal, tomaron un sendero y finalmente el perro corrió hasta dar con una persona que portaba una mochila.

Konna es un perro de venteo que, a diferencia de los de rastreo, no trabajan con la nariz pegada al suelo sino con la cabeza levantada y son capaces de buscar en una amplia zona.

Parques Nacionales detalló que Joaquín fue encontrado este martes alrededor de las 17 y explicó que el joven inició su recorrida a pesar de que regía una alerta meteorológica, por la cual se habían cerrado todos los senderos.

A pesar de los días transcurridos, los rescatistas notaron que el joven "tenía lesiones en el pie, pero se lo veía bastante bien" y "muy entero psicológicamente".

Finalmente, trascendió que el andinista contó que durante sus diez días perdido racionaba su comida, consumiendo 250 gramos por día.

Comentarios