Murió Débora Pérez Volpin
Jueves 08 de Febrero de 2018

El abogado de la anestesista aseguró que: "No hubo ningún error en materia anestésica"

Eduardo Gerome, en diálogo con Luis Novaresio por Radio La Red (AM 910), representante legal de Nélida Inés Puente, anestesista que estuvo en la fatal endoscopía a Débora Pérez Volpi aseguró que la pericia descarta problemas con la anestesia.

Esta mañana, en diálogo con Luis Novaresio en Radio La Red, Eduardo Gerome, abogado de Nélida Inés Puente, la anestesista que intervino en la endoscopía que se le realizaba a Débora Pérez Volpin en el Sanatorio La Trinidad al momento de su fallecimiento, reconoció que de la autopsia practicada ayer al cuerpo de la periodista se desprende que "no hubo ningún error en materia anestésica".

"Cuando la familia decidió formular la denuncia la hizo en forma genérica, como diciendo quiero que se investigue para que se determine si hay responsables de la muerte. Creo que fue lo mejor que pudo hacer la familia porque me parece que es algo que todos necesitamos saber. Tanto la familia, los médicos, la sociedad, era una figura pública muy querida por todo el mundo y nos merecíamos todos saber la causa de la muerte", dijo el prestigioso abogado.

debora perez volpin.jpg

Y agregó: "Cuando se produce la denuncia, la doctora Puente que fue una de las que intervino en la endoscopía, porque intervienen dos personas, la anestesista y el gastroenterólogo, nos presentamos de inmediato poniéndonos a disposición del magistrado interviniente y solicitando estar en la autopsia que se iba a hacer como efectivamente se hizo. Dado que la anestesista había realizado una tarea impecable, según me contó, siguiendo todos los protocolos, el resultado era increíble, insólito, para una tarea perfecta desde el punto de vista anestesiólogo. Entonces algo había pasado y era necesario saber".

Recordemos que la causa fue caratulada como "homicidio culposo" y está a cargo del juez Gabriel Ghirlanda y de la fiscal Nancy Olivieri.

Para los peritos, las perforaciones halladas en el estómago y el esófago son clave para determinar que existieron responsabilidades de los médicos del Sanatorio de la Trinidad durante la endoscopía.

"Eso llevó a que se realizara la autopsia y entiendo que hay una prohibición de parte del Juez que los peritos y médicos intervinientes puedan formular consideraciones respecto a lo que pasó en la pericia. Pero no estoy violando ningún secreto si digo que en principio no se descubrió ningún error en materia anestésica", afirmó Gerome.


La Policía allanó el sanatorio La Trinidad donde murió Débora Pérez Volpin

Sobre la decisión de su representada de presentarse de manera espontánea para colaborar en la investigación, añadió: "En principio esta es una de las comprobaciones de la autopsia, se han encontrado otras causas, que no son precisamente que no son de tipo anestésico. Con lo cual situación procesa en la causa hoy en día sería la de hay una denuncia genérica, hay una persona que se presentó para pedir, y esto lo quiero aclarar porque muchos lados dicen que se autoimputó, pero no es así, hay que decir que la médica se presentó diciendo que de la investigación yo soy una de las posibles responsables en la cadena si así lo fuera. Entonces me quiero presentar para demostrar que no lo soy. Pero que además quiero participar de este acto, principalmente de la autopsia".


Consultado por Luis Novaresio sobre la información sobre las perforaciones en el estómago y el esófago, el abogado remarcó: "Yo leí lo de las perforaciones en el estómago y el esófago y no estoy en condiciones de negar nada".

Por otro lado reconoció que a Débora se le realizó un electrocardiograma antes de practicar la endoscopía. "Al parecer, previamente no habría elementos que podrían haber causado semejante problema. Cuando se le va a hacer el estudio se le hizo un chequeo previo del tipo electrocardiograma, aunque puede haber cuestiones que no se detectan allí. Pero en principio del electro surgían un estado cardiológico impecable que no impedía la realización de este estudio", remarcó.

Y detalló: "Durante la intervención, lo que provoca la primera reacción negativa es una desaturación. Ante esto no puede respirar. Todos necesitamos una saturación que está cerca del 100%, cuando baja de 90 suena las alarmas en los quirófanos, pasó esto, y ahí los médicos suspendieron el procedimiento para reanimar. Pero no hubo caso".

Comentarios