Coimas
Lunes 27 de Agosto de 2018

El abogado de Cristina Kirchner denunció que dejaron "un tóxico de contacto" en el departamento de Recoleta

En un comunicado de prensa, Carlos Beraldi aseguró que las personas que habitualmente realizan las tareas del hogar tuvieron que ser hospitalizadas de urgencia.

El abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, denunció una serie de supuestas irregularidades en los allanamientos realizados en los domicilios de la ex Presidente y difundió una versión inquietante sobre un presunto "tóxico de contacto" que la Policía habría dejado en el departamento de Recoleta luego del procedimiento.

Según describió en un comunicado de prensa publicado en el blog de la ex jefa de Estado, la persona que suele realizar las tareas del hogar y otros dos miembros de su familia que habían sido convocados para colaborar con la limpieza tuvieron que ser hospitalizados de urgencia el domingo por los efectos del presunto químico.


"Una vez en el interior del departamento, cuando estaban ordenando la ropa y limpiando los estantes en el vestidor del dormitorio de mi representada, sintieron mareos, fuerte picazón en la garganta y los ojos y dificultades para respirar. Como tales síntomas persistieron durante el resto del día, el domingo 26 de agosto concurrieron a la guardia del Hospital de Clínicas. Luego de efectuarse los controles médicos de rigor, se constató que las dolencias padecidas tienen como origen un tóxico de contacto, recomendándose evitar, por todos los medios, una nueva re exposición al mismo ambiente", desarrolló Beraldi.


El letrado explicó que en virtud de lo acontecido decidieron que CFK no regrese al departamento hasta tanto no se realice una evaluación "sobre el lugar y las cosas que fueron objeto de manipulación durante el allanamiento".


Por orden del juez federal Claudio Bonadio y tras la autorización del Senado, tres propiedades (ubicadas en Capital Federal, El Calafate y Río Gallegos) fueron allanadas en los últimos días. El magistrado instruye la causa que se inició a raíz de las revelaciones de los cuadernos del chofer Oscar Centeno y sospecha que la ex Presidente lideraba una asociación ilícita que cobraba coimas de empresarios beneficiados con negocios vinculados a la obra pública.


Desde el 1° de agosto, cuando se precipitó el avance de la pesquisa tras la detención de Centeno y del ex funcionario Roberto Baratta, se sucedieron hechos, declaraciones y confesiones que en otros tiempos hubieran parecido improbables. Como si fuera poco, el caso sumó ahora esta denuncia de un presunto ataque bacteriológico en la casa de la principal imputada.


En el comunicado conocido hoy, el abogado de CFK reiteró además su malestar porque no le permitieron estar el jueves durante el procedimiento realizado en la Capital Federal y rechazó versiones que indican que la familia tenía una bóveda oculta en la residencia de El Calafate, que terminó de ser allanada el domingo por la noche.

Comentarios