País
Domingo 10 de Junio de 2018

Duhalde le da forma en su laboratorio a Marcelo Tinelli

Clima belicoso, intenso. Los Moyano se pintan la cara y cortan con sus camiones rutas y accesos a la capital. Todos los días, casi como una gimnasia destituyente, el Partido Obrero, el CTA y los grupos piqueteros salen a recorrer las calles. Rodríguez Larreta no duerme pensando en la posibilidad de un muerto y su utilización como paso con Santiago Maldonado. Oscila entre la necesidad de actuar porque la gente está desesperada y el temor a que se le vaya de las manos.

Aunque parezca mentira, algunos sueñan con un juicio al presidente, su renuncia, una asamblea legislativa y un llamado a elecciones.

¿Por qué no pueden esperar hasta octubre de 2019?

Dinero en negro que quedaba se va evaporando, empresarios amigos se quedan sin resto. Todo se va desflecando.

En las redes sociales, los que apoyan al gobierno aconsejan no mirar noticias por televisión, ni escuchar radio. Para ellos, la mayoría de los periodistas se convirtieron en críticos brutales. Mientras tanto el gobierno se refugia en medidas ortodoxas de austeridad. La finalidad táctica es adelantarse a las medidas de FMI. Por ejemplo: congelamiento de vacantes en el Estado; limitación de gastos de toda índole; frenar la Obra Pública, menos transferencias a las provincias. Seguirá la eliminación de los subsidios a la energía y el transporte.

El acuerdo con el FMI ya está logrado. El martes los mercados con la suba en acciones y bonos le estaba dando la bienvenida.

Hasta enero de 2020 no tendríamos que volver a los mercados. Además estaría asegurado el pago de los intereses de la deuda por dos años.

Al mismo tiempo, productores del campo, sectores de la agro-industria se pusieron en contacto con los principales industriales. La idea es ofrecerle al gobierno un préstamo por 20.000 millones de dólares a cinco años con una tasa del 1 %. Al mismo tiempo se le pediría asistencia técnica por la actual situación fiscal. Sería un préstamo "patriótico". Similar al de 1995, eran 2.000 millones de dólares y consolidaron la convertibilidad.

La idea es 100.000 dólares por persona o empresa.

¿Por qué lo harían? Piensan que si vuelve un gobierno populista a los primeros que van a expropiar sería al campo.

Pero lo más notable de la semana fueron las declaraciones y los números de la AFIP, que mostraban un país esquizofrénico.

En mayo, mes de la devaluación la recaudación impositiva subió 43%. El número es 20,8% por encima de lo esperado. IVA y ganancias un 46,2%.

Al mismo tiempo en los medios de comunicación se indica que mayo fue malo, sin consumo y millones de personas no llegan a fin de mes. CAME señaló en un informe que cayeron las ventas.

Ipsos, consultora conocida publicó su informe en el diario Perfil. Tituló, la economía cae, crece el mal humor. Textual.

Pregunto: si todo está mal y no se vende ¿Quién está comprando como para que crezca la recaudación del IVA más del 40% en un año superando largamente la inflación?

¿Las cifras se adelantan a lo que viene? Parece que sí porque los pronósticos de las consultoras son decididamente negativos. Ven 6 meses de recesión. Inflación del 28%; PBI, un 1% de suba; dólar a diciembre 27,50 pesos. Tasas del 40 % bajarían al 38 %.

La ley de tarifas fue un ensayo de reunificación del peronismo. Todavía está verde. Aviso: nadie va a entregar a Cristina.

La irresponsabilidad de nuestra dirigencia hace que todos hablen de lo que va a pasar en octubre del año que viene. Duhalde le da forma en su laboratorio a Marcelo Tinelli, cree que es el único que le puede ganar a Cristina dentro del peronismo.

La calle hasta fin de año será un infierno. Los grupos piqueteros le piden a la CGT un paro general.

Es muy interesante, los que no trabajan y reciben planes presionan por un paro. Grave error, si no se trabaja, los que pagan impuestos no lo hacen, y si no lo hacen no hay dinero para los planes.

Pasa todo demasiado rápido. Hace un mes, los radicales que pensaban que 2019 era un paseo, pedían más cargos a futuro. Incluso criticaban el aumento de tarifas. Ahora no se los encuentra en ninguna parte, están un poco asustados.

Pensar que hacen encuestas para presidente. Se olvidan que en Argentina faltan más de 15 meses para las elecciones y todo cambia cada 15 dias.

Comentarios