País
Viernes 05 de Octubre de 2018

Condenaron a exdirectivos de una petrolera por contaminación

La Justicia Federal de Mendoza condenó a tres ex directivos de la petrolera Vintage Oil por un derrame ocurrido en Tupungato hace 15 años. La pena es a tres años de prisión por violar la ley de residuos peligrosos y haber puesto en riesgo la salud.

Un grupo de ex directivos de una empresa petrolera fueron condenados a tres años de prisión por contaminar el ambiente en un área de Tupungato. Pasaron 15 años desde que se denunció el hecho hasta que se produjo el juicio, pero la sentencia tiene trascendencia porque hay pocos antecedentes de condenas contra directivos de una empresa petrolera por hechos de contaminación.

La contaminación se produjo en el yacimiento Piedras Coloradas, de Tupungato. Los condenados son Ángel Calvi, Carlos Laluf y Lisandro Torton. Los tres eran directivos de la empresa petrolera Vingage Oil, que en ese momento tenía la concesión del área. En 2003 se detectó un derrame de agua de purga, que contenía petróleo y metales pesados. Tras la denuncia y la certificación por parte del Departamento General de Irrigación y Ambiente de la provincia, la contaminación continuó.


La causa tuvo idas y vueltas y había sido elevada a juicio en 2008. Pero recién este año se realizó el debate, que se inició el 5 de septiembre, hace justo un mes. En los 15 años que pasaron, por ejemplo, la empresa dejó de operar y el área está en manos de otra petrolera. Originalmente la empresa Pecon tuvo la concesión. Luego pasó a manos de Vintage Oil, luego a Oxi y finalmente a Sinopec, la firma que actualmente opera el área.


El Tribunal Oral formado por Alejandro Piña, María Paula Marisi y Alberto Carelli condenó a tres años de prisión a los ex directivos por violar la ley de residuos peligrosos y haber puesto en peligro la salud al haber contaminado recursos naturales. En particular consideraron que el hecho quedó enmarcado en lo que dice el artículo 55 de la ley de residuos peligrosos, que sanciona a quien "utilizando los residuos... envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general", con el agravante de haber contaminado "de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general". La acusación quedó a cargo de la fiscal federal Gloria André.


El área impactada tiene una alta actividad petrolera en Tupungato. Incluso está cerca de un sector que ha sido revalorizado en la última licitación realizada por el gobierno.


El caso


En su momento el derrame fue denunciado por Cesar Biritos, quien era inspector de cauce, y el hecho causó una fuerte repercusión porque el área impactada podía tener influencia sobre la cuenca hídrica del río Tunuyán.


Los testigos que declararon confirmaron las denuncias de ese momento. Entre ellos hubo representantes de Irrigación y de la Dirección de Protección Ambiental. En su momento el DGI confirmó "la existencia de contaminación por aguas de purga emanadas por el pozo PCO 15 de Vingage Oil. "Se constató el impacto de aguas de coproducción, iniciado en las inmediaciones a la locación del pozo inyector PCO15...en el punto de vuelco de este fluido al lecho del cauce aluvional....A escasos metros y sobre las paredes de un barranco orientado de oeste a sureste se han detectado distintos lugares de surgencia de agua con fuerte olor a hidrocarburos y contenido salino por su efecto sobre la flora existente sobre el curso del fluido orientado hacia un arroyo colector de aporte al Arroyo de los Pozos...encontrándose en las inmediaciones de la zona afectada vacunos muetos", indicaban las actas. En otro pozo se detectaron pérdidas de agua contaminada. En una de las actas quedó plasmado que "se han producido fuertes derrames de agua de producción, con afectación directa sobre la red hídrica de la zona". En los análisis de agua realizada se halló "un elevado valor de conductividad eléctrica al igual que los aniones y cationes matoritarios, en especial cloruros y dodios, compuestos predominantes en las aguas de formación. Hay un elevado contenido de uranio natural, nitratos, estroncio y tilio, valores que no se encuentran normalmente en las aguias subterráneas, lo que nos indicaría que se trata de aguas de formación y o aguas de purga luego de la extracción de petróleo".


"Es la primera vez que hay una condena así. Es una bocanada de aire fresco para la justicia federal. Fue muy bueno el trabajo del Ministerio Público, de la fiscal Gloria André. Este caso fue emblemático porque la contaminación era evidente", dijo el abogado José Rubio, quien patrocinó a los denunciantes originales en la causa.


El contexto en el que se produce la sentencia es particular por el reimpulso a la actividad petrolera y minera y la exigencia de mayor control ambiental. La condena es de cumplimiento condicional, aunque el Tribunal impuso a los tres pautas de conducta específicas.


(Fuente: Mdzol)

Comentarios