País
Domingo 10 de Noviembre de 2019

Cómo piensa el nuevo gobierno recuperar los salarios y ganarle a la inflación

Kulfas quedaría al frente de la cartera que armará en Economía, Alberto Fernández. El proyecto de recuperación.

En un clima de cautela y definiciones escasas, Alberto Fernández ratificó en las últimas horas un objetivo para su primer año de gestión: pretende que en 2020 los sueldos le ganen por puntos la batalla a la inflación y que se inicie así un proceso paulatino de recuperación del salario real.




La herramienta central para lograrlo es el Consejo Económico y Social, un ámbito que se creará por ley en diciembre y en el que convivirán sindicalistas y empresarios, con el Estado nacional como árbitro. Ahí se llevará adelante el acuerdo de precios y salarios, del que tanto habló Fernández en la campaña, por un período de 180 días.




La idea de los que trabajan en el proyecto es que ese período se componga de dos etapas de 90 días, separadas por una instancia de evaluación y corrección. El objetivo prioritario de la primera etapa es quebrar la inercia inflacionaria.



En esos tres meses inaugurales no habrá un congelamiento de precios y de salarios, sino una "convergencia a la baja" de las dos variables, explicaron en el equipo de Fernández.




Esos primeros 90 días son considerados un escenario para establecer una suerte de "tregua" que permita "parar la pelota" y enfriar la escalada inflacionaria que se produjo en los últimos meses. Precios y salarios deberían quedar empatados, según el esquema en el que trabaja el equipo económico del presidente electo, con una inflación anual inferior al 30 por ciento.




Los objetivos de la segunda etapa dependerán de los resultados de la primera. Si se logra el objetivo de reducir la inflación, entonces habrá margen para empezar el proceso de recuperación del salario real, es decir, para que los sueldos le ganen "por poco" a la inflación.





Si, en cambio, no logra contenerse la inflación, el empate de precios y salarios se extenderá un tiempo más, siempre con la idea de que converjan a la baja. En ese caso, la recuperación del salario real deberá esperar hasta la segunda mitad del año.




El proceso de recuperación del salario real se profundizaría a partir 2021, según los planes del equipo del presidente electo, siempre y cuando la economía vuelva a crecer. El objetivo en el mediano plazo es compensar la pérdida del poder adquisitivo que se produjo desde 2015 y que llega casi al 20 por ciento.




Fernández y sus colaboradores evitan dar mayores precisiones, como en el resto de las áreas de gobierno. El jefe del Frente de Todos entiende que no debe empezar a gestionar antes del 10 de diciembre y que cualquier definición tajante no hace más que acotarle el margen de maniobra.




"La idea es que el salario real empiece a recomponerse y la inflación, a frenarse. Se trata de un proceso que hay que seguir de cerca y corregir para alcanzar los objetivos", ratificó el presidente electo en las últimas horas, en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.




"Hay que hacerlo en el marco de un acuerdo", repite, para calmar la ansiedad de aquellos que le recuerdan la promesa de "ponerle plata en el bolsillo a la gente" como método para "encender la economía".




La cautela que predomina en el equipo de Fernández coincide con la actitud adoptada por los sindicatos. Varios pesos pesados de la CGT, como el estatal Andrés Rodríguez, descartaron en los últimos días que vayan a pedir un bono de fin de año. Uno de los jefes de la central obrera, Héctor Daer, se encargó además de bajar las expectativas sobre la posibilidad de un aumento salarial de emergencia en la primera etapa del nuevo gobierno.





En la visita que hizo el viernes a la sede de la CGT, el presidente electo dio un mensaje de fuerte sintonía política con la central obrera: dijo que "la CGT será parte del gobierno a partir del 10 de diciembre". Pero no dio detalles sobre el acuerdo de precios y salarios ni sobre el papel que espera que desempeñen los sindicalistas en ese pacto.



Es una cuestión de expectativas, explican en las oficinas de Puerto Madero. Cualquier definición terminante, argumentan, podría generar reacciones preventivas y entorpecer el proceso.




El presidente electo pretende destinar todos sus esfuerzos a construir un clima de confianza entre las partes, sobre la base de un diagnóstico compartido acerca de la gravedad de la situación económica. Eso transmite en cada uno de sus encuentros a solas con empresarios y sindicalistas.




Lejos y hace tiempo, en la campaña anterior a las PASO, el principal referente económico de Fernández, Matías Kulfas, daba pistas que pueden servir hoy. "Más que un congelamiento [de precios], un acuerdo. Lo mismo con los salarios. Hay que subir el salario real de manera paulatina y con cautela, para evitar que haya saltos en el nivel de inflación", dijo en julio. Esa idea se mantiene, deslizan en el entorno del presidente electo.



Como manifestó Fernández el viernes, la intención es que en el Consejo Económico y Social se discutan otras cuestiones, como la incorporación de tecnología a los procesos productivos, los índices de productividad y herramientas para atraer inversiones.



Esos seis meses iniciales, calcula Fernández, servirían para ganar tiempo hasta que la economía empiece a mostrar signos de recuperación. Para que el proceso sea exitoso, reconocen en el entorno del presidente electo, será determinante concretar una renegociación de la deuda externa, que permita desajustar el cinturón fiscal y aplicar políticas de promoción del consumo.

Comentarios