País
Lunes 10 de Septiembre de 2018

Como lo pidió Uñac, las Pymes podrían retrasar 90 días el pago a las retenciones

Se debe a un reclamo de cámaras empresariales que advirtieron que tienen demoras de hasta tres meses para cobrar los envíos al exterior. El gobernador de San Juan le hizo un pedido especial al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, la semana pasada.

La manera en la que el Gobierno eligió para liquidar los derechos de exportación ha sido calificada por algunos como "benévola". El mecanismo por el que deberán tributar todos los exportadores no es un porcentaje del valor en dólares del bien vendido, sino una suma fija, de $4 por dólar, para las producciones primarias, y de $3 por dólar para las industriales. El economista Carlos Melconian afirmó el pasado jueves en Mendoza, en la Convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que las denominadas retenciones "se licúan", por el efecto de la inflación. "Yo le hubiera puesto un porcentaje", aseveró.


Es que más allá del monto a afrontar, la extensión del tributo a todo el universo exportador causó bastante malestar entre los afectados. Empresarios de pymes industriales se plantean que entre el momento en que tendrían que ingresar al fisco el monto del impuesto devengado, y el del cobro efectivo de la factura, pasan hasta 90 días. Algunas cámaras y asociaciones de pequeñas y medianas empresas le presentaron el problema al ministro de la Producción, Dante Sica. En base a esto, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, le solicitó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que considere extender el plazo de pago de las retenciones por parte de las pymes.

Es que previo a esta disposición nacional, los empresarios tenían hasta 120 días posteriores a la exportación para pagar las retenciones. A partir de la resolución de Agroindustria, los plazos para abonarlo se redujeron abruptamente a sólo 15 días y esto implica que los exportadores deban sacar dinero de sus bolsillos para cumplir con el pago y luego cobrar la venta. Para evitar estos problemas, es que el primer mandatario local encabezó la solicitud que ahora está en análisis.



El asunto está en carpeta y las empresas esperan un decreto aclaratorio del Gobierno que resuelva ese pago diferido. En definitiva, se les permitiría a las pymes abonar su impuesto a los 90 días de concretar la venta al exterior, es decir, cumplir con el fisco recién cuando le cancelen del exterior. Sucede que de no habilitarse esa alternativa, surge que serán las pymes las que terminen por darle financiamiento gratis al Estado por tres meses.


Con el nuevo esquema fiscal, el Gobierno espera cobrar este año $165.713 millones, mientras que el año que viene la recaudación esperada es de $432.812 millones. El incremento respecto de un año a otro será del 161%, tal cual los números que analizan los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), de acuerdo con el programa presentado por Argentina para renegociar el stand by de junio. Este año las retenciones representarán el 1,2% del PBI, y el año entrante, el 2,3%. Es casi la totalidad del ajuste de $500.000 millones prometido al organismo para ir a déficit cero. No más de 25 empresas grandes, entre las cuales hay cerealeras, automotrices, petroleras y mineras, representan la mitad de las exportaciones argentinas, y por lo tanto, pagarán el equivalente del ajuste. En cambio, el universo de pequeñas y medianas industrias exportadoras está reducido a poco menos de 6.000 firmas, que serían la beneficiadas por la medida.

Con información de ámbito.com

Comentarios