Economía
Lunes 27 de Agosto de 2018

¿Cómo impactará el dólar a más de $31 en los precios de los combustibles, alimentos, viajes y tecnología?

El traslado de la suba del tipo de cambio a los precios, que técnicamente se conoce como pass through, en la Argentina es estructuralmente más alto que en otros países, como consecuencia de la alta inflación.

a suba del dólar no da tregua. Con un alza de casi $1 durante la semana pasada, la moneda estadounidense cerró el viernes a $31,47, una escalada de 66,3% durante el año. Estos movimientos del tipo de cambio impactan en los alimentos, inmuebles, combustibles, pasajes aéreos y productos tecnológicos, entre otros. Pero, ¿qué tan rápido se verá reflejada en los precios?

El traslado de la suba del tipo de cambio a los precios, que técnicamente se conoce como pass through, en la Argentina es estructuralmente más alto que en otros países, como consecuencia de la alta inflación y de una moneda local que no se usa para el ahorro de largo plazo, según explicaron economistas. "Tenemos precios que suben con el dólar, independientemente de la estructura de costos, y que quedan arriba cuando el dólar baja, dado que tenemos un Banco Central con bajo track récord (historial) en independencia y en la lucha contra la inflación", señaló Federico Furiase, de la consultora EcoGo.

"Es bastante grande el impacto de la devaluación, lo que no se sabe es que porcentaje exacto pasará a precios porque depende de muchas variables. Cuando tenés una baja en el nivel de actividad se disminuye el traslado. Pero siempre termina impactando, sobre todo en países muy dolarizados como la Argentina, no tanto en términos de comercio sino porque la moneda de ahorro es el dólar", destacó Christian Buteler, analista financiero. "Pero es una cuestión de tiempo, si no se traslada en 6 meses, será en 9", agregó.

Si bien el traspaso de la suba del dólar al precio de los alimentos y productos de consumo masivo suele ser rápido, en el contexto actual de caída de consumo y acuerdos salariales que se cerraron por debajo de la inflación, esa posibilidad está más limitada. "El pass through se da rápido y además hay un tema de anticipación del comercio, al que después le cuesta reponer la mercadería vendida. Pero esto cambia al estar en un período de recesión", destacó Alejandro Bianchi, de InvertirOnline.

"El IPC mayorista fue 47% interanual y la inflación minorista del 31%, sobre base Indec, lo que demuestra que hay una contención de precios por una restricción de la demanda", advirtió Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market. En julio las ventas minoristas, de acuerdo con la CAME, cayeron un 5,8% y en el caso del consumo masivo, la baja fue un 7,8 por ciento.

Aumentos esperados de 12,5% para los combustibles

El último relevamiento de la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro de la República (Fecac), estimó que el atraso en los precios de los
combustibles es de 14,2% para el gasoil, 10,4% para el gasoil premium, 14,9% para la nafta súper y 10,6% para la nafta premium.

"Durante septiembre, los precios de los combustibles líquidos seguramente continuarán incrementándose por el atraso que sigue existiendo, la nueva suba del dólar y el ajuste por inflación del Impuesto a los Combustibles Líquidos y del Impuesto al Dióxido de Carbono", detallaron desde la federación.

Los aumentos de los pasajes aéreos al exterior

La tarifa de los pasajes aéreos internacionales está dolarizada, por eso el movimiento del tipo de cambio se refleja de inmediato. Sin embargo, ante la caída de demanda de viajes al exterior, comienzan a aparecer también ofertas, ya que las aerolíneas cuentan con más disponibilidad de asientos a precios promocionales.

"En el caso de turismo, generalmente se contratan paquetes que se negocian sobre un stock de plazas, sobre todo en destinos del exterior como Brasil, Europa o los Estados Unidos. Ante la devaluación y un mercado que empieza a mostrar signos de caída, hay más promociones para este tipo de paquetes", destacó Di Pace.

Electrodomésticos y tecnología, subas y caída de ventas

En el caso de los productos 100% importados, como notebooks y consolas, los precios se acomodan prácticamente en forma lineal a la suba del dólar. "Sucedió con la primera disparada en abril e impactó en las ventas en forma inmediata, con una caída que viene siendo de 50% en unidades", destacó Dan Attie, director comercial de la cadena Ribeiro. Los productos con fabricación local, como televisores, línea blanca, celulares o aires acondicionados, acompañaron la devaluación pero en menor medida.

Según los datos de Afarte, la asociación de fábricas de electrónica, los precios de los televisores subieron 5,7% entre enero y julio, y en el caso de los celulares la suba fue de 14,7%. Por lo que se estima que la última suba del dólar no se trasladará tampoco en forma completa.

"En la Argentina, la devaluación es un mecanismo de ajuste forzoso que mejora el desequilibro externo pero a costa de una licuación del salario por la aceleración de la inflación. Si bien la inflación es alta para el bolsillo del consumidor y las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional, implica un pass through bastante contenido por la recesión y las altas tasas de interés, que acotan el margen de las empresas para trasladar a precios la presión de costos por la suba del dólar y las tarifas", concluyó Furiase.


Fuente: Infobae

Comentarios