País
Jueves 02 de Agosto de 2018

Coimas en la era K: calculan que los cobros llegan a 200 millones de dólares

Ese es el cálculo que hacen las fuentes judiciales. En las anotaciones del chofer solamente aparecen 53 millones de dólares

200 millones de dólares. A esa cifra podría llegar lo acumulado durante diez años por las coimas realizadas durante el kirchnerismo. Si bien, las anotaciones del chofer Oscar Centeno registran 53 millones de dólares transportados, fuentes judiciales aseguran que la cifra podría multiplicarse por cuatro.

Incluso, según la investigación, a cargo del fiscal Carlos Stornelli , por el Toyota Corolla que manejó Centeno pasaron 160 millones de dólares.

Los investigadores incluso coinciden que podría haber sido alrededor de un 50% más si se toman en cuenta anotaciones realizadas sin montos concretos.

Luego de la muerte de Néstor Kirchner, en 2010, Centeno abandonó los cuadernos y no anotó nada durante tres años; recién en 2013 regresó al punteo de recorridos.

Entonces, la operatoria cambió y se empezó a entregar directamente en autos que utilizaba la Jefatura de Gabinete. Todos los dominios de los automóviles que servían de carteros del dinero están o estaban entonces a nombre de la Jefatura de Gabinete o, en su caso, tenían como titulares a automotrices que los entregaban para ser utilizados en la Presidencia. Estiman que por allí también habrían circulado grandes cifras de dinero.

El hombre del presidente

Parte de esos más de 200 millones de dólares que la Justicia calcula fueron "valijeados" para pagar sobornos de empresarios a funcionarios en el exterior, aseguró La Nación.

Un informe sobre ese dinero será presentado ante la Justicia por la Unidad de Información Financiera (UIF) y con esos datos se solicitará la ayuda de las autoridades norteamericanas para congelar esos bienes y recuperarlos.

Muñoz era secretario de Néstor Kirchner y murió de cáncer en mayo de 2016.

Fue investigado por enriquecimiento ilícito y sobreseído; Muñoz decía que había forjado su fortuna con los viáticos que recibía por sus viajes semanales al sur y el alquiler de un complejo de cabañas que construyó en El Calafate .

Su nombre volvió a la fama cuando apareció en los Panama Papers y ahora con la detallada descripción epistolar que realizó Oscar Centeno.