País
Miércoles 26 de Septiembre de 2018

Christine Lagarde llamó por teléfono a Luis Caputo

Luego de que el presidente del Banco Central renunciara a su cargo recibió un llamado de la propia directora gerente del FMI.

Christine Lagarde terminó su encuentro con Mauricio Macri y le pidió a un asistente personal que llamará al despacho que aún ocupa Luis Caputo en la Presidencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA). La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que Caputo es un experto en finanzas, pero jamás le perdonará haber jugado con las reservas del Banco Central para contener la suba del dólar ante la desconfianza de los mercados globales. Sin embargo, Lagarde dialogó 15 minutos con Caputo, elogió su gestión al frente del BCRA y le deseó suerte cuando regrese como figura estelar en Wall Street. Caputo aceptó los cumplidos y felicitó a Lagarde por el nuevo acuerdo que se anunciará hoy en Manhattan. Actuaron como dos apasionados enemigos que no tienen batallas para librar en un futuro cercano.

La directora gerente estaba en la sede de la ONU y había terminado una reunión con Macri para repasar los términos del Memo de Entendimiento. Lagarde preguntó al Presidente porqué había renunciado Caputo y a continuación aprovechó a elogiar a Guido Sandleris, quien abandona la secretaria de Hacienda y se mudará a las oficinas de la Presidencia del Banco Central. Sandleris es uno de los pocos funcionarios que participó en la redacción de los dos Memos de Entendimiento suscriptos con el FMI, tiene una excelente relación personal con Dujovne, fue profesor en la Universidad Di Tella y escribió tres libros para chicos.

La llamada de Lagarde a Caputo encierra una paradoja política. El renunciado presidente del Banco Central recomendó a Macri negociar con el FMI cuando la primera crisis económica (sequía más suba de tasas en Estados Unidos) se comió millones de dólares de las reservas y sepultó a Federico Sturzenegger como titular del BCRA. Tras esa crisis, Caputo llegó al Banco Central y comenzó a utilizar su capacidad financiera para evitar que la depreciación del peso acorrale al gobierno de Cambiemos. Ya estaba funcionando el acuerdo por 50.000 millones de dólares sin obstáculos a la vista.

Lagarde y Caputo hablaron en inglés, la conversación no duró más que 20 minutos y ocurrió cuando Macri se aprestaba a dar su discurso ante las Naciones Unidas. Lagarde elogió el trabajo de Caputo, y Caputo elogió la gestión de Lagarde. Se desearon suerte mutuamente y cortaron al unísono. La paz es un período de tiempo entre dos guerras.


Fuente: Infoabe

Comentarios