País
Miércoles 04 de Septiembre de 2019

Cepo al crédito: algunos bancos privados no están prestando dinero

La banca privada frenó el otorgamiento de créditos. Los públicos, en cambio, bajaron tasas.

La disparada que el dólar experimentó tras las PASO y su consecuente impacto sobre las variables económicas del país, llevaron a los bancos a reformular su política crediticia. Esta tendencia se reforzó en los últimos días, en parte por la mayor demanda de depósitos que están teniendo de parte de sus ahorristas, comportamiento que se aceleró con el cepo cambiario.



Sin embargo, hay una marcada diferencia en la estrategia elegida entre las entidades de capital privado y los públicos.



El primer grupo endureció fuertemente las condiciones crediticias, restringió el otorgamiento de nuevos préstamos a empresas y hasta retiró del mercado algunas líneas destinadas al consumo. El aumento de la morosidad y la expectativa de que se incrementará aun más en estos meses es uno de los principales motivos de estos cambios.



Del otro lado, la banca pública optó por mejorar las condiciones de los créditos a compañías, con tasas más bajas por descuento de cheques, al tiempo que aumentó los descuentos para compras en supermercados y otros comercios.



Aquí, hay dos factores detrás de esta decisión: por un lado, la idea de aplicar políticas contracíclicas en momentos en que la banca privada se corre del mercado -uno de los objetivos de las entidades públicas-; y por otro, meterse de lleno en la campaña electoral, con una mejora en el bolsillo de sus clientes que pueda ayudar al macrismo en los comicios.



Esta política mucho más restrictiva y conservadora de los banqueros privados comenzó a registrarse hace algunas semanas pero se reforzó en los últimos días, de la mano de la mayor salida de depósitos, especialmente tras la aplicación del control de cambios.




Uno de los bancos más grandes del sistema, por ejemplo, tomó la actitud más conservadora, no sólo restringiendo fuertemente el otorgamiento de nuevos créditos a empresas, sino también congelando la línea de préstamos prendarios atados a UVA.



En un mail dirigido a los oficiales de cuenta del área Pymes y Empresas, el banco de capitales españoles pidió cautela a la hora de dar nuevos créditos y les dio una serie de recomendaciones antes de desprenderse de fondos.



"El escenario actual (caracterizado por altas tasas, escalada del tipo de cambio y el nivel de actividad de economía interna que no repunta) nos obliga como banco a ser aún más cauteloso con los desembolsos de fondos a nuestros clientes", sostiene el correo electrónico interno al que tuvo acceso iProfesional y que fue enviado la semana pasada.



El mail explica además que en las últimas semanas hubo "iniciativas importantes sobre colocaciones", como pedidos de revalidaciones de riesgo según monto o tipo de línea, inflexibilidad en baja de tasas de los préstamos ya cotizados y una herramienta operativa del sistema para no incentivar nuevos créditos.



"El espíritu es claramente desalentar desembolsos, salvo que entendamos que se trate de un buen riesgo y que además podemos tener negocios incrementales asociados (más nóminas específicamente)", resume la misiva interna.



Consejos de banqueros para no prestar


En ese contexto, el mail enumera una serie de recomendaciones a tener en en cuenta antes de otorgar un nuevo financiamiento:



-Que eviten solicitar condiciones especiales de tasa y comisiones. "Sólo se van a analizar excepciones en casos de clientes muy rentables y con negocios incrementales concretables en el corto plazo", principalmente un aumento en la nómina de cuentas sueldo.



-Que evalúen el destino; que se pregunten por qué "un cliente quiere tomar un préstamo a casi un 100% de TNA" y por qué el banco "quisiera hacer este tipo de desembolso".



-Que revisen las operaciones de cheques, redoblando el control de riesgo de la operación. Que pongan la lupa en la calidad del firmante, que revisen los antecedentes más allá de que estén aprobados en el sistema de precarga, que analicen la relación comercial entre su cliente y el firmante del mismo y que vean que no existan relaciones de familia o amistad entre partes (sociedades y accionistas). También le piden que en los cheques eviten "números redondos", ya que -según dice el mail del banco- "suelen ser a favor de financieras".


-Que hagan un estricto seguimiento y gestión de las Cooperativas de Ahorro y Crédito, gestionando atrasos desde el primer día.


En paralelo, el banco congeló momentáneamente sus líneas de préstamos prendarios UVA, según confirmaron distintas fuentes del mercado.



"El temor es que con la disparada del UVA se incremente aún más la mora. Empiezan a ver que el UVA puede ser una bomba", grafica el gerente de préstamos de una entidad de primera línea.


En el mismo sentido, otro banco de capitales nacionales también dejó de otorgar sus préstamos personales atados a UVA, en una medida conservadora, de cara a la mora en aumento.


En otra entidad de capitales nacionales, una de los cinco más activas en préstamos a empresas, el pedido a sus oficiales de negocios fue que "las cuentas estén en positivo, que limiten al máximo los descubiertos".


Esa línea, el adelanto en cuenta corriente, es la más utilizada por las compañías para financiar su caja diaria y la tasa hoy se ubica en el torno del 82% anual, con un Costo Financiero Total (CFT) que supera ampliamente el 100% anual.


Muchas empresas apelaron a este financiamiento el lunes posterior a las PASO, cuando se registró un salto de más de 15.000 millones de pesos en el stock. Para algunos, ese aumento se debe a que más firmas se "apalancaron" para salir a comprar dólares.


El crédito al sector privado acumula más de ocho meses de baja consecutiva, no sólo por la menor demanda de empresas y familias sino por la política de los bancos de canalizar sus depósitos a las Leliqs, que no sólo ofrecen tasas altísimas de retorno sino que le generan un escaso costo operativo. De hecho, el stock de letras del Central ronda los 1.286 millones de pesos, superando a todos los plazos fijos del sector privado, que suman $1.253 millones.


En el mes de junio de 2019, según el último informe que elabora el BCRA, el rendimiento total en pesos constantes de los bancos privados pasó de saldo negativo a positivo respecto al mismo mes del año anterior. "Entre las alzas, se destaca el resultado por títulos y valores y otros conceptos (Leliq) que creció un 3.629% respecto al mismo mes del año anterior", destaca un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz. (Fuente: Iprofesional)

Comentarios