País
Martes 10 de Abril de 2018

Barrionuevo asumió al frente del PJ nacional y Gioja se niega a dejar la Presidencia

El sanjuanino desconoce el fallo judicial que ordenó la intervención. El sindicalista dijo que pedirá el desalojo de la sede partidaria.

El clima de tensión continúa en la sede del PJ nacional. Luego de que Luis Barrionuevo asumiera como interventor de la histórica fuerza como ordenó la Justicia, el ex presidente José Luis se niega a entregar la conducción y anunció que mañana se reunirá el Consejo Nacional para analizar la situación. Se expone a ser desalojado, ya que el gastronómico anunció que pedirá la intervención de la fuerza pública para despejar el partido.


Leé: Intervinieron el PJ nacional y Gioja fue desplazado del sillón de presidente

Barrionuevo llegó en la siesta de este martes al local donde funciona PJ nacional y apenas unos minutos después, salió para anunciar que cumplió con la orden de la jueza María Servini y asumió como interventor. Al mismo tiempo, señaló que Gioja se había encerrado en una oficina en una suerte de atrincheramiento para no entregar el mando y que iba a pedir que sea desalojado por la fuerza pública.

Un rato después, cuando el dirigente gastronómico ya se había ido, el sanjuanino y diputado nacional salió hasta la puerta del bunker peronista y habló con los medios. Por un lado, cuestionó la legitimidad del fallo de Servini que argumenta "acefalía" partidaria y por el otro, desconoció a Barrionuevo como el nuevo conductor. Señales claras de que no quiere cumplir la orden judicial ni aceptar su desplazamiento como presidente del PJ nacional, medidas que debilitan aún más su figura y que prácticamente lo dejan vacío de poder.

"No me suena Barrionuevo como presidente", aseguró con ironía el sanjuanino, al tiempo que anunció que el miércoles de reunirá el Consejo Nacional para evaluar los pasos. Más tarde, en una nota concedida al canal de noticias A 24, reafirmó su idea de resistir y aseguró que "hay compañeros que no se van a mover de acá".

Mientras tanto, en el ambiente quedó flotando la promesa que hizo Barrionuevo de pedir el desalo de la sede partidaria. Cuando le preguntaron sobre eso, otra vez, el ex presidente apeló a su costado irónico y disparó: "Lo único que falta es que venga la Policía a desalojarnos".

De acuerdo a las palabras del ex presidente del PJ nacional, a primera hora del miércoles presentarán una apelación contra el fallo de Servini. Apuesta a que el recurso tenga efecto suspensivo, de manera de retener el sillón de jefe partidario mientras se resuelve el fondo de la cuestión.

La medida de Servini parece ser el principio de una dura batalla entre peronistas. Algo que para muchos no es nuevo: desde que el kirchnerismo perdió las elecciones, el partido está quebrado y Gioja no ha podido lograr la unidad entre los viejos dirigentes y los gobernadores justicialistas que llegan con aires de recambio.


Comentarios