País
Domingo 08 de Septiembre de 2019

Aumentó la demanda en comedores sociales y el Gobierno analiza cómo resolverlo

Quienes atienden los comedores afirman que la demanda se incrementó visiblemente en los últimos tiempos.

Los efectos de la última fase de la crisis económica, que se agravó con la devaluación post- PASO, empezaron a sentirse en los sectores más vulnerables. La demanda de alimentos aumentó significativamente en las zonas más pobres y motivó una reacción decidida del Ministerio de Desarrollo Social, que reasignó partidas para elevar un 50% el monto de las raciones que envía a comedores y merenderos, y otorgar más recursos a los planes de asistencia.




La mayor demanda de comida fue reportada por las propias organizaciones, que en las últimas semanas reclamaron la declaración de la emergencia alimentaria. Allí se agrupan la Iglesia, los movimientos sociales, la CGT e intendentes peronistas, entre otros. Todos revelan un escenario con comedores sobrepasados y con una demanda de sectores medios bajos que, en general, antes no concurrían.



El Gobierno busca atenuar los efectos del recrudecimiento de la crisis económica de las últimas semanas, por lo que también analiza la posibilidad de habilitar una renegociación de paritarias salariales entre cámaras empresariales y gremios del sector privado, y el otorgamiento de un bono no remunerativo.




Según informaron fuentes de Desarrollo Social, el programa de espacios de primera infancia, donde los niños menores de 4 años desayunan y almuerzan, recibió una suba del 45 por ciento. Apuntan a que las medidas se complementen con las ya anunciadas por el presidente Mauricio Macri, entre las que se encuentran la quita del IVA a varios alimentos básicos, y los refuerzos de la AUH de 1000 pesos por niño, que se otorgarán este mes y el próximo.



Estos aumentos corresponden a una creciente demanda en los comedores y merenderos de las zonas más vulnerables del conurbano bonaerense.



Aunque la cantidad de asistentes a comedores ya viene creciendo desde el año pasado, en el último mes se profundizó aún más, como resultado de la devaluación y el consecuente salto en los precios de productos básicos.



La ley de emergencia social, sancionada en 2016 y vigente hasta fines de este año, incluye un artículo dedicado a la emergencia alimentaria, que permite reasignar partidas y adquirir alimentos bajo un esquema especial de "compra urgente", que evita los largos plazos de las licitaciones. Fuentes de la cartera que encabeza la ministra Carolina Stanley confirmaron que "aumentó un 50% el monto de las raciones de comedores y merenderos".


Ayer, el obispo de Quilmes y presidente de Cáritas, Carlos Tissera, advirtió que "las partidas no alcanzan" y que la situación es muy crítica. Dijo que en los comedores de su diócesis atienden a 6000 chicos y que el Gobierno aporta 4000 becas de $27 por día. "En 2015 alimentábamos a casi la misma cantidad de niños. Ahora, desde el año pasado, vienen padres de familia y jubilados. Eso sí es nuevo", dijo el obispo, que hoy participará de la colecta Más por Menos, que la Iglesia realiza en todo el país para ayudar a los más necesitados.




Comedores sobrepasados
Luis Gómez trabaja en un comedor desde hace seis años, en el Barrio Loyola, del partido bonaerense de San Martín. Hoy el comedor de Luis también se convirtió en merendero. "La situación nos ha sobrepasado. Tengo 60 chicos, que es lo que nos permite el espacio. Pero vienen casi 100 con sus familias y no sabemos qué hacer. Todos los días vienen más de 150 personas a pedirme comida, para ver si tengo unos fideos, arroz, un paquete de yerba. Este año también han venido muchos jubilados al comedor. Es muy doloroso", explicó.



La situación se replica en otros barrios. Mirta Ortega es la fundadora del comedor Gargantitas, ubicado en Barracas. "En el comedor vemos muchísima más gente que viene a pedir ayuda. Piden trabajar acá por un plato de comida. Somos más de 900 personas que comemos en el comedor. No tenemos qué poner en la olla si llegamos a darle un paquete de arroz o fideos en la semana a la gente que nos pide. Es triste que vengan a pedirte un plato de comida y no tener para darles", afirmó.


Indicaron, además, que hubo una mayor cantidad de compras de alimentos a granel y que en los comedores con más demanda creció el número de raciones. Fuente: La Nación

Comentarios