País
Miércoles 28 de Febrero de 2018

Así será el discurso del presidente Mauricio Macri en el Congreso

Con la presencia de Marcos Peña en Olivos, dio los últimos retoques al discurso, que será moderado. No se descartan situaciones imprevisibles de parte de diputados de La Cámpora.

Mauricio Macri pasó la mañana en Olivos practicando el discurso que dará mañana en la apertura del 136º período de sesiones ordinarias, realizando los últimos retoques al texto que -según trascendió- será de tono moderado y empático con el rol del Congreso en los grandes debates nacionales, una "caja de resonancia de las discusiones transversales" que transitan por la sociedad.

Bajo la coordinación del jefe de Gabinete, Marcos Peña, el equipo de discurso que dirige Julieta Herrero y con el contenido que sintetiza Lucía Abboud, secretaria de Relaciones Parlamentarias, el equipo prevé que el Presidente no hable más de 40 minutos, como sucedió el año pasado.

Como sucede con los discursos presidenciales ante la Asamblea Legislativa, habrá un repaso de la gestión área por área, con información precisa que fue proporcionando cada área a la Jefatura de Gabinete. Sin embargo, el grueso de la pieza oratoria estará enfocado en caracterizar la coyuntura y dar pistas de lo que debe esperarse durante el 2018, un año al que el Gobierno esperaba llegar con mejores indicadores macroeconómicos.

Trascendió que Macri no tiene pensado exigirle ningún esfuerzo especial al Parlamento este año, como sucedió después de la victoria electoral. El "reformismo permanente" no pasará por la búsqueda de más leyes, sino las mínimas necesarias, y siempre acordadas con cada uno de los diputados y senadores de los bloques Argentina Federal, que responden a los gobernadores.

"Tenemos terror básicamente a dos palabras: Lopez Murphy", dijo un funcionario, sintetizando la posición del Gobierno en materia de ajuste de las cuentas públicas, en el sentido de que no está dispuesto a tomar medidas que sean correctas, pero incomprendidas por la mayoría de la población. "Preferimos ir más lento, al ritmo que lo permita la gente", explicó.

En el Congreso se fueron aquietando las aguas que quedaron agitadas en diciembre, incluso el presidente de la Cámara de Diputados logró que se retire el pedido de sesión especial para el 8 de marzo del tratamiento del aborto legal y gratuito.

Sin embargo, no se descartaba que pudieran existir situaciones imprevisibles en la bancada K, sobre todo entre las diputadas provenientes de La Cámpora, que podrían aprovechar las cámaras de televisión en directo para realizar algún acto que las distinga del resto. Es que al facilitar el Ejecutivo el debate en torno al aborto legal y gratuito, la agenda que el kirchnerismo pensaba a impulsar desde el Congreso, lo que no pudieron hacer durante los años que eran gobierno.

Esta sería una de las razones por las que Cristina Kirchner no estaría presente mañana, ya que la pregunta en torno a qué posición tendrá si el proyecto llega al Senado será inevitable, y la posición del Gobierno en la materia la dejó descolada.

Es la tercera apertura de sesiones ordinarias que realiza Macri y siempre estuvo precedida de tensiones, dada la particular transición que le tocó a Cambiemos cuando se hizo cargo del poder. En el 2016, porque se esperaba que el Presidente realice un duro diagnóstico de la herencia recibida y en el 2017 porque se esperaban los resultados del "segundo semestre" que aún no se percibían. Este año, por ahora, parece reinar mayor tranquilidad que los dos años anteriores.

Infobae

Comentarios