País
Martes 05 de Noviembre de 2019

Así es la jornada laboral argentina respecto al resto de países del mundo

Según un estudio realizado recientemente por la Organización Internacional del Trabajo, Argentina cuenta con una de las jornadas laborales más elevadas del mundo. En concreto, la legislación nacional la fija en 48 horas semanales, de las cuales se consideran 38 horas como efectivas. Esto sitúa al país como uno de los primeros de toda América Latina y en una situación a contracorriente respecto a lo que se está experimentando en otros lugares como Chile, en el que se ha reducido de 45 a 40 horas en los últimos meses.

¿Cuánto trabajan realmente los argentinos?



48 horas semanales es el máximo legalmente permitido en Argentina. Esa cifra puede dividirse en un total de seis jornadas, lo que da a los trabajadores del país solo un día de descanso. Sin embargo, la media se sitúa en 38 horas tras realizar el cómputo entre empleados a tiempo parcial y a jornada completa.

En un momento en el que empieza a insinuarse que Argentina se encuentra a la sombra de una nueva crisis económica, se estima que el 50 % de sus trabajadores activos pasan 40 horas o más en su puesto. Esto sitúa al país a la altura de Japón, Corea del Sur, Brasil y Estados Unidos, aunque muy por detrás aún de Mongolia, México y Pakistán, en los cuales más del 75 % de sus trabajadores emplean más de 40 horas a la semana a su profesión.

Además, existe una brecha especialmente marcada entre hombres y mujeres en Argentina en este sentido. De hecho, ellas dedican, de media, 32 horas a la semana a realizar empleos remunerados, mientras que la jornada de ellos se eleva hasta las 42 horas. Eso sí, las mujeres dedican más del doble de tiempo que los varones a las tareas domésticas y al cuidado de los hijos, lo que repercute negativamente en su nivel de ingresos y en su facilidad para insertarse en el mercado laboral.

Comparativa entre la jornada laboral argentina y en otros países desarrollados



La jornada laboral de los argentinos no puede compararse con la de los estadounidenses ya que en ese país no está reglada por ley. Sin embargo, en Dinamarca, Australia y Francia, sí. Y en todos ellos es inferior a 40 horas a la semana. Los tres son países con mejores cifras en términos de Producto Interior Bruto (PIB) que Argentina, por lo que podría concluirse que más horas de trabajo no es sinónimo de mayor productividad.

Algo parecido sucede cuando se compara a los trabajadores argentinos con los noruegos y los holandeses. En esos países, solo el 40 % de la población activa trabaja más de 40 horas a la semana.

En definitiva, salta a la vista que los argentinos pasan bastante tiempo en el trabajo cada semana y que hay mucho trabajo por hacer a la hora de igualar las oportunidades laborales entre hombres y mujeres. Sin embargo, teniendo en cuenta lo que está sucediendo en países cercanos en América Latina, hay motivos para la esperanza en un futuro cercano y a medio plazo.

Comentarios