País
Sábado 02 de Noviembre de 2019

Alberto Fernández visita México y empieza a delinear su política exterior

Quiénes integran y cómo piensan los líderes regionales que conforman el nuevo bloque progresista que guiará el frente externo del nuevo gobierno. El saludo de Merkel.

El triunfo de Alberto Fernández no sólo trastocó los planes que tenía el macrismo. Con el cambio de presidente, el país asiste a un cambio de rumbo en materia diplomática que miran las principales potencias, y que tendrá como faro ideológico al Grupo de Puebla, un nuevo frente latinoamericano que se opone a políticas conservadoras como solución a las crisis que se registran en varios puntos de la región.


El viaje que emprende Fernández a México para reunirse este sábado con el presidente Andrés Manuel López Obrador responde a esa lógica de la que también participa Uruguay. Se trata de la primera escala que delineará la política exterior argentina.


Su cercanía al exmandatario uruguayo y el uso de la figura del conejo (o libre) animado como metáfora social está íntimamente relacionada a su inclinación hacia el "Grupo de Puebla" como base para la integración de Argentina en un contexto de crisis económica y una América Latina convulsionada por reclamos sociales.


Fernández intentó con su crítica a la figura de Warner retratar de manera simple la oposición a "la meritogracia egoísta" de un modelo que conlleva "discriminación social, la democracia como procedimiento y la globalización financiera como imperativo", según establece el nuevo organismo que pisa cada vez más fuerte en la región.


El cónclave, del que no forma parte Venezuela, ya cuenta con cinco integrantes argentinos: los exministros kirchneristas Carlos Tomada, Julián Dominguez y Jorge Taina y el periodista y sociólogo Pedro Brieger. Buenos Aires será la sede del segundo encuentro.


El Grupo de Puebla se autodenomina de centro izquierda y fue concebido como un freno "el avance de la derecha conservadora". Está conformado por "32 líderes progresistas de 12 países", entre ellos Chile, Uruguay, México, Brasil, Ecuador, República Dominicana, España, Paraguay y Colombia. Todos sus integrantes abrazaron la victoria del Frente de Todos en los comicios del 27 de octubre en Argentina.


De la misma manera, celebraron el triunfo de López Obrador y la renovación de mandato de Evo Morales en Bolivia, cuestionada por la Organización de Estados Americanos (OEA). Esperan que Daniel Martínez, del Frente Amplio logre imponerse en Uruguay.


Su lema "desafíos del pensamiento político para un Nuevo Impulso Progresista" deja entrever las puntos claves del pensamiento del cónclave que componen Mujica, el presidente mexicano, Luiz Inácio Lula da SIlva (Brasil), Dilma Rousseff (Brasil), Rafael Correa (Ecuador), José Rodríguez Zapatero (España), Fenrnado Lugo (Paraguay), Camino Lagos (Chile) y Ernesto Samper (Colombia). La mayoría desplazados del poder por una línea conservadora, alineada a Estados Unidos.


Ven en el fracaso de "los gobiernos neoliberales que insisten en promover los intereses y privilegios de una élite socioeconómica, a costillas del desarrollo de nuestros pueblos", la oportunidad de regresar o renacer con un proyecto que integre a movimientos sociales y organizaciones de trabajadores. Creen que las masivas manifestaciones y protestas que se registraron en Chile y Ecuador son el resultado del desencanto y malestar general provocados por las políticas conservadoras.


En ese marco, le dan especial importancia "al nuevo protagonismo de la mujer" y "al surgimiento de innovadores medios de comunicación alternativos que horizontalizan las relaciones y quiebran viejas hegemonías comunicacionales".


Aunque le pese a Jair Bolsonaro, con quien Fernández mantiene una pésima relación, la sorpresiva llamada de Donald Trump y su manifiesto respaldo para negociar con el FMI son señales de que el nuevo posicionamiento regional al que parece dirigirse Argentina, con mayor atención a los grupos vulnerables, no es desaprobado por las potencias que vieron estallar el modelo en Ecuador y Chile, entre otras naciones.


Angela Merkel se hizo eco del llamado del presidente nortemericano y envió un mensaje a Fernández. El exjefe de Gabinete de Cristina Kirchner aprovechó, a través de Twitter, para reforzar los lazos con al Unión Europea y el Mercosur que gestionó el gobierno de Mauricio Macri. Fernández aclaró: "Siempre garantizando la protección de los sectores más vulnerables".

Comentarios