País
Domingo 13 de Enero de 2019

Adaptarnos al cambio es urgente

Sindicatos opositores, partidos políticos y organizaciones sociales realizaron este jueves la primera marcha de antorchas contra el aumento de tarifas. Bajo la consigna "No al tarifazo" se leyó un documento en repudio a la suba en los servicios públicos impulsada por el Gobierno, y anticiparon que las protestas se repetirán todos los jueves hasta el 7 de febrero en distintos puntos del país.



En el documento firmado por las dos CTA, el Frente Sindical opositor, las 62 Organizaciones y el Movimiento 21F, los representantes gremiales acusan al gobierno de "ahogar las economías familiares del pueblo trabajador con otro brutal aumento de tarifas y, a la par, condena el cierre a miles de pequeñas y medianas empresas". Estas cifras, que de por sí son abrumadoramente inalcanzables, en la práctica duplican la inflación oficial estimada para todo el año 2019.



La inflación, las tarifas; los salarios y el trabajo entran en un debate histórico que obliga a tomar medidas no solo para los gobernantes, también para la gente y para los futuros trabajadores que buscan un mercado laboral.



Será un año complicado ya lo hemos dicho en este espacio y difícil para lograr cautivar el interés de la gente en otra cosa que no sea la economía cotidiana. Llegar a fin de mes para el que tiene trabajo, o preservarlo el que lo tiene, son los valores más preciados en este año que pese a ser electoral, no tendrá más que variantes que marque la inflación por eso hay que pensar ahora en mirar más allá para anticiparnos al futuro, porque nuestra formación ahora requiere que repensemos para qué estamos capacitados.



Ningún empleo hoy es el mismo que hace un año. Lo que sabíamos para ejercerlo ya feneció y esta afirmación no es una exageración. Hoy la tecnología puso en jaque todo. Los maestros deberán saber robótica y los policías deberán tener herramientas innovadoras para investigar delitos informáticos, solo por dar dos ejemplos de los empleos tradicionales. No le escapará la realidad al cirujano que deberá conocer sobre nuevos métodos para desempeñarse y las empresas tendrán que empezar a estudiar lo que significa un "influencer" para vender sus productos.



Nosotros que atravesamos la coyuntura tenemos la difícil tarea de adaptarnos, de lo contrario estaremos predestinados a la suerte, y convengamos que ninguno de nosotros está dispuesto a llevar en ese camino a su familia. La realidad nos marca un ritmo permanente donde el "ya" quedó viejo y lo que sabíamos ya no es valioso porque se reemplaza por una App que lo resuelve. Aquí es donde debemos detenernos porque la forma tradicional del trabajo va camino a la extinción. Nuestros hijos tienen el desafío de anticiparse y nosotros, los adultos la obligación de prepararlos.



La reflexión llegó a los hogares por la razón que tenemos los que debemos sobrevivir y los que vienen; para prepararse.



Puede ocurrir que salgamos a flote por obra de nuestra pericia, suerte o innovación; lo que debemos estar seguros es que nada es ni será como cuando empezamos nuestra labor y la competencia de lo que hacemos entró en una crisis definitiva.

Comentarios