Submarino ARA San Juan desaparecido
Sábado 12 de Mayo de 2018

A 6 meses de la desaparición del ARA San Juan, familiares gritaron "Búsqueda y verdad"

Por los 44 héroes del ARA, durante la mañana del sábado los allegados de los tripulantes se juntaron en la plaza de San Justo para pedir que no cesen la búsqueda. Mientras tanto, habló a abogada que los representa: "Los argentinos nos causamos nuestras propias tragedias".

A pocas horas de cumplirse 6 meses de la desaparición del ARA San Juan y sin una sola señal de la nave, los familiares se unieron una vez más en la plaza San Justo para pedir que no se olviden de los 44 tripulantes.


Lo hicieron bajo el lema "Búsqueda y Verdad", que compacta el reclamo que vienen realizando desde que ocurrió el lamentable episodio.


En este marco, la abogada que representa a las familias habló con un medio nacional y dijo lo siguiente:


Lorena Arias es mucho más que una joven abogada querellante a la que el destino ubicó en el papel de representante de familias de marinos civiles y militares desaparecidos en cumplimiento del deber. Una de las dos grandes tragedias marinas de 2017 se cobró la vida de su padre de crianza, el maquinista naval Horacio Airala, Jefe de Máquinas del pesquero Repunte, siniestrado en junio pasado frente a las costas de Rawson, presuntamente por una mala reparación realizada en un astillero marplatense.



"Uno piensa que la tragedia siempre es de los otros, pero cuando toca en primera persona, te moviliza y te impulsa. Con mi familia decidimos ser actores y reclamar justicia por lo que pasó a mi papá y luego de ver de afuera la tragedia del San Juan el destino quiso que me convocaran y aquí estoy", explicó Arias.



Resulta asombroso descubrir a lo largo del relato cómo ambas tragedias tienen un denominador común: la angustia de quienes tienen un ser querido en condición de desaparecido, la extrema situación de navegar en mares bravíos con embarcaciones no siempre en las mejores condiciones, y la absurda muerte de trabajadores (civiles o militares) que salieron al mar para llevar el pan a sus hogares.



—Se cumplieron diez meses del hundimiento del pesquero "El Repunte" ¿cómo está la causa hoy?

—Si bien no tenemos todavía certezas, la causa está bien encaminada y marcha a paso firme. Debo decir que esto es posible gracias al tesón que ha demostrado un grupo de mujeres familiares de los pescadores desaparecidos. No es fácil lograr que estas causas superen la etapa de la instrucción y menos aún conseguir abogados que quieran litigar en cuestiones que no son demasiado rentables para los profesionales que intervienen.



"Tanto en una causa como en la otra, nos encontramos con grandes dificultades a la hora de contar con recursos para obtener una pericia y una tremenda burocracia y peregrinaje por muchas dependencias que se lavan las manos", analizó Arias. Y agregó: "En el caso del Repunte, a diferencia del submarino, el propietario del barco dejó de pagar los salarios y solo luego de obtenida la presunción de fallecimiento se pueden comenzar a tramitar las respectivas pensiones".



Arias responsabiliza por esta actitud al dueño de la empresa, quien según sus dichos no tuvo el menor gesto de solidaridad para con los familiares de los desaparecidos. Pero también reconoce que el gobierno de la Provincia, luego de mucho peregrinar, se ha volcado a dar un decidido apoyo al reclamo de justicia que llevan adelante las familias.



En relación al Repunte, sostuvo: "El buque está apenas a 50 metros de profundidad y no hay elementos ni recursos para reflotarlo, siempre pensé qué podría esperarle a las familias de un submarino hundido tal vez a cientos de metros".


Si bien en su rol de representante de una veintena de familias del personal militar desaparecido junto al submarino ARA San Juan no carga con la emotividad propia de quien perdió a un ser querido, el compromiso de Lorena con la causa es idéntico.



Es una de las mayores impulsoras de la necesidad de seguir buscando la nave hasta las últimas consecuencias, tiene fuertes críticas al manejo comunicacional de la crisis y a las demoras en la contratación de empresas especializadas por parte del gobierno nacional. Asimismo, es firme al sostener que no va a permitir que la causa se politice y que la oposición política al Gobierno quiera obtener ventajas a partir de la tragedia.



"Los argentinos no tenemos tornados y tsunamis pero nos causamos nuestras propias tragedias y no tenemos capacidad de reacción". Con esta frase la abogada querellante resume algo que también une ambos sucesos, la demora en la acción y una vez más menciona la fuerte burocracia y la constante puja entre la Armada y la Prefectura Naval que hace, por ejemplo, que la segunda no haya sido convocada ni bien se detectaron problemas en el San Juan, y que ambas fuerzas no trabajen en conjunto al menos en situaciones de crisis o emergencia.



—A seis meses de la desaparición del submarino, ¿cómo juzga el accionar de la Armada y del Gobierno?

—Divido al Ministerio (de Defensa) de la Armada, creo que con buenas intenciones al principio terminaron siendo muy desprolijos. No hubo un accionar en un sentido u otro sostenido en el tiempo, fueron cambiando a medida que pasaban los días. Hubo maltrato hacia las familias y no digo que hubiera sido con mala intención.



—La Armada sostuvo reiteradamente que se les brindó ayuda a las familias. ¿No fue así?

—Las diferencias entre los dichos de la Armada y los de las familias son dos formas de percepción distinta de la realidad. Hubo desprolijidades a la hora de comunicar y de efectivizar soluciones. También es cierto que en estas situaciones nada parece alcanzar. Hay que ser muy prolijos a la hora de decir 'estoy atrás tuyo apoyándote'. Es verdad que lo hicieron, pero tal vez no de la forma más correcta. Es cierto que les están pagando el sueldo y ayudando, pero básicamente la búsqueda no se hizo bien.



A pesar de que avanza el proceso licitatorio para contratar los servicios de una de las nueve empresas que han presentado ofertas para continuar la búsqueda del submarino, Arias manifiesta sus dudas respecto a los plazos y lo que finalmente puede llegar a ocurrir: "Nos preguntamos si estas empresas oferentes están capacitadas para la tarea y asimismo si se va a acelerar la contratación, porque los plazos se van alargando y estamos ya a seis meses del accidente".



—En relación al cumplimiento de los seis meses, ¿cuál es el pensamiento de las familias respecto a la tramitación del certificado de presunción de fallecimiento?

—Es un tiempo muy doloroso para las familias, los seis meses implican la posibilidad de tener que aceptar civilmente contar con un certificado de defunción, pero la mayoría de las familias no lo quieren tener, se resisten a aceptar lo que ello implica. Si bien es cierto que la declaración de presunción de fallecimiento habilita a los familiares a tramitar sucesiones, cobrar seguros y pensiones, no quieren hablar de eso al menos por ahora. Ellos lo único que quieren es que lo busquen.




—¿Piensa que no los están buscando?

—Hay un buque de la Armada pero no tiene los elementos necesarios. No, no los están buscando. Creo que haber licitado la búsqueda es una decisión correcta, espero que lo hagan bien, si así no fuera estaríamos reclamando para que se haga bien la tarea. Queremos una búsqueda prolija, queremos que los encuentren.



—¿Cómo está llevando la justicia de Caleta Olivia la causa penal?

—Dentro de todos los males, si bien es un juzgado pequeño y alejado del gran centro de decisión que es Buenos Aires, prefiero que sea así. Me gusta, es un juzgado que está trabajando muy bien, muy compenetrado con la causa, tanto la jueza, el fiscal como las querellas nos tuvimos que preparar para entender todo este mundo y terminología, como pocos recursos y encima con comisiones paralelas que hacen todo más difícil.



—¿Las comisiones de investigación paralelas suman a la causa o son interferencias?

—Quiero creer que sumarán a la hora de sacar conclusiones. Por ejemplo, el trabajo de la comisión del Ministerio de Defensa es muy serio y está siendo realizado por profesionales de primer nivel. Ahora puede ser que lleguen a una conclusión sobre qué es lo que pasó , pero podemos diferir en por qué pasó.



—¿Qué le diría a la sociedad argentina en este momento?

—Que no abandonen a las familias. A las 54 familias, ya que uno aquí las dos tragedias. Que piensen que en la medida en que no los abandonemos ambas causas seguirán vivas y que es la mejor manera para que finalmente se haga justicia.

Comentarios